No nos engañemos, hacer ejercicio en verano, de vacaciones y sufriendo las altas temperaturas que nos asolan se hace muy cuesta arriba… Y más si se trata de hacer 'running' y lo que toca es correr bajo el sol o en zonas de humedad. No obstante, no conviene abandonar la rutina deportiva y por eso te planteamos una serie de consejos que facilitarán tu entrenamiento durante estos meses:

1. Utiliza visera en lugar de sombrero: la primera opción permite liberar del calor a la parte superior de la cabeza, mientras que la segunda lo concentra y lo propaga al resto del cuerpo.

2. Corre más lento: baja el ritmo o te agotarás con más facilidad. En lugar de centrarte en la velocidad, procura centrarte en la resistencia y ajusta el ritmo dependiendo del esfuerzo que realices.

3. Mantente hidratado: a través del sudor perderás una gran cantidad de agua, así que asegúrate de beber más de lo normal para evitar la deshidratación. Puedes alternar el agua con otras bebidas isotónicas-

4. Aprende a parar: que no te pueda el orgullo… Es probable que si hace mucho calor sientas la necesidad de parar debido al agotamiento o, incluso, las náuseas y los calambres musculares. Ante cualquiera de estos síntomas no lo dudes y deja de correr.

5. Sal temprano o al anochecer: lo más recomendable es programar las carreras en las horas que más bajan las temperaturas para evitar los golpes de calor.

6. Utiliza gafas de sol: de esta manera protegerás tus ojos y relajarás la cara.

7. Cambia tu ruta: aprovecha las sombras de los árboles, los sitios donde de la brisa y alterna tus caminos según te convenga.

8. Lleva una toalla mojada alrededor del cuello: esto puede evitar que el cuerpo se recaliente.

9. Utiliza ropa cómoda y ligera: especialmente prendas de algodón que no contengan el sudor.