Reflexión gastronómica

Huelva, el paraíso de las tres 's': sierra, sal y sardinas

Descubre los encantos, muchas veces, desconocidos de Huelva. En este post nos centramos en la provincia, recorremos sus Salinas, la Sierra de Aracena, Punta Umbría, Isla Cristina y los vinos del Condado de Huelva. 

  • Sardinas a la brasa Garbancita®
    Sardinas a la brasa Garbancita®
  • Salinas Biomaris  - Garbancita®
    Salinas Biomaris - Garbancita®
  • Barros de magnesio - Garbancita®
    Barros de magnesio - Garbancita®
  • Arroz marinero - Garbancita®
    Arroz marinero - Garbancita®

Salinas

El litoral de Huelva es un ecosistema salpicado de marismas que históricamente han sido usadas para producir una excelente sal, tanto a nivel industrial como de forma artesana. En las salinas de Huelva, el agua del Océano Atlántico se transforma con métodos tradicionales, en los que únicamente se utiliza el sol, las mareas y el viento, para acabar convirtiéndose en una sal de reconocido prestigio.

Para poder comprender el proceso de producción de sal, la salina isleña Biomaris ofrece realizar visitas a sus instalaciones donde, además de escuchar la curiosa historia del espía alemán que antiguamente fue dueño de esta empresa y ver in situ la producción de flor de sal, escama y sal en grano, se pueden realizar diferentes tratamientos terapéuticos. Porque, además de la sal, en Biomaris extraen aceite de magnesio del agua de mar (realmente se trata de agua con un alto grado de densidad) que después usan para ofrecer baños y friegas para mitigar los efectos de la artrosis y la artritis.

Junto a los baños de magnesio, otro de los servicios que ofrecen en la salina, son las palanganas de magnesio para poder hacer cataplasmas y secarlas al sol,  y la piscina de agua salada, donde el nivel de concentración de este mineral te permite flotar al igual que en el Mar Muerto. El uso de estas instalaciones está entre los 3 y los 5€. Además, se pueden adquirir los diferentes tipos de la sal que producen, siendo la flor de sal su producto más exclusivo, además de sales aromatizadas con diferentes ingredientes y los ya mencionados tratamientos de magnesio.

Sierra de Aracena

Huelva es una tierra de contrastes que sorprende al turista, especialmente cuando visita la Sierra de Aracena y descubre una zona con personalidad propia, que nada tiene que ver con el litoral de la provincia. Tierra de setas, caza, quesos, castañas y, por supuesto, de cerdo ibérico, que disfruta en las dehesas de la comarca de las excepcionales bellotas que serán garantía del legendario Jamón de Jabugo

Si hay una localidad que simboliza en encanto y la riqueza culinaria de la Sierra de Aracena, esa es sin duda Linares de la Sierra. En el Restaurante Arriero, nombre que delata el vínculo que antiguamente unió esta zona con los itinerantes ganaderos castellanos, se pueden degustar recetas donde gurumelos, perdices, jabalí, cerdo o castañas se expresan en clave onubense. 

Si se visita la zona, además de acercarse a un secadero de jamón de la Denominación Jabugo, es indispensable visitar la Gruta de las Maravillas de Aracena. No encontraréis ningún aliciente gastronómico, pero el fascinante atractivo de esta imponente cueva llena de bellos lagos y curiosas formaciones minerales, hace que sea una experiencia impactante e inolvidable.

 Vinos del Condado de Huelva

Huelva cuenta con un interesante atractivo enológico que la distingue, con sus Vinos del Condado, de otros vinos cultos que se elaboran en el Andalucía. Con la uva Zalema como estandarte de su carácter autóctono y seguida de otras no menos carismáticas, como el moscatel de Alejandría, Garrido Fino, Palomino Fino o Listan de Huelva, los vinos de esta Denominación de Origen se elaboran utilizando diferentes métodos de crianza biológica u oxidativa con los que se obtiene toda una gama de vinos generosos de gran calidad.

El Centro de Interpretación del Vino del Condado de Huelva, es sin duda el lugar ideal para tener una primera toma de contacto con la cultura del vino onubense. Además de conocer los diferentes tipos de vinos (Condado pálido, Condado viejo, Generoso de licor, blancos jóvenes y tintos con crianza, reserva y gran reserva), el visitante podrá descubrir el pequeño gran tesoro que suponen los Vinagres del Condado de Huelva.

Por un lado, el Vinagre Viejo de solera o el Viejo de reserva, que se elabora mediante el sistema de criaderas y soleras, y por otro el Vinagre de Añada, que se envejece por más de tres años. Todos estos vinagres parten de la fermentación acética de Vinos del Condado y se envejecen, usando los diferentes sistemas mencionados, mientras se enriquecen con adiciones de  vino Generoso o Generoso de Licor.

En el mismo recinto donde se encuentra el Centro del Vino del Condado de Huelva, se encuentra Bodegas Privilegio, que nos da la excusa perfecta para poder hacer una cata de vinos y probar el goloso Vino de naranja, elaborado mediante criaderas y soleras, y al que se le añade corteza de naranja amargar para aromatizarlo.

Fuera del marco de la DO, podemos encontrar una nutrida y variada selección de vermuts de diferentes bodegas, en los que podemos encontrar una vez más el ADN de los Vinos del Condado. Recomiendo reservar un brindis para degustar Édalo Brut de Bodegas Contreras Ruíz, un sorprendente espumoso elaborado con uva Zalema usando el método tradicional champenoise. 

 Isla Cristina

Con la mojama de atún por bandera, Isla Cristina es una localidad íntimamente relacionada con la industria conservera y salazonera. De la gran tradición pesquera de Isla Cristina, con casi tres siglos de historia, hay que recordar las almadrabas que antiguamente se calaban en el fondo de estas aguas para capturar el codiciado atún rojo. Nada más práctico que una visita a la Lonja de Isla Cristina, que nos servirá para descubrir lo qué los pescadores extraen de los caladeros de la zona: la famosa gamba blanca de Huelva, sardinas, caballas, melvas, boquerones, chocos, pulpos…

Un puerto de gran importancia, por volumen de capturas y calidad del producto, que sirve además para abastecer de materia prima a uno de los sectores industriales más importantes de la zona: las empresas de conservas y salazones. Un trabajo desarrollado casi exclusivamente por mujeres, que primorosamente limpian y preparan el pescado que posteriormente sea conservado en latas. Una buena idea es visitar alguna de estas fábricas, Usisa aglutina a gran parte de las empresas del sector, y aprovechar los buenos precios para comprar un surtido de sus conservas de melva, caballa, atún o bonito. También venden atún fresco al corte, a precio muy competitivo.

Una opción muy económica, es comer en el Chiringuito de Antonio, en Punta del Moral, donde se pueden degustar unas sabrosas sardinas a la brasa y, por 25€ para dos, darse un homenaje de arroz marinero del que repetir varias veces.

Punta Umbría

Las infinitas playas de Punta Umbría son un buen motivo para acercarnos alguno de los chiringuitos de la zona. La autenticidad de establecimientos como el Chiringuito der Matías, donde desconocen la palabra postureo y ningún cliente mete tripa, es ideal para disfrutar de una jornada playera comiendo gambas con los pies metidos en la arena viendo el mar.

Tendremos que acercarnos hasta esta localidad para poder disfrutar de los magníficos productos del mar que llegan a la Lonja de Punta Umbría. Justo al lado del Mercado de abastos, lugar ideal donde poder ver la frescura con la que llega la materia prima de los caladeros de la zona, se ubica La Sal de Punta, un pequeño y coqueto establecimiento interpreta estos productos dándoles es un pequeño plus de innovación. 

En unos días los encantos de Huelva capital.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba