Pijama para dos

Sábado sabadete... Vámonos al cine y hagámoslo el lunes, por favor

No se vosotros pero yo, en los largos años que estuve con mi ex, jamás se me ocurrió preguntarme si la frecuencia con la que hacíamos el amor era mayor, igual o menor que la del resto de la población española.

Pareja vistiéndose (Gtres)
Pareja vistiéndose (Gtres)

Imagino que estaba contenta con lo que tenía, que no iba más allá. Pero eso sí, esa frecuencia jamás varió a lo largo de los años. Siempre fue idéntica. Ahora, visto ya con perspectiva, me parecería poco. Él tenía la teoría un poco absurda de que hacer mucho el amor era “aburrido” y “repetitivo” y que si se hace con frecuencia se convierte en “una rutina”. Decía que era mejor hacerlo menos para así “tener más ganas”. Así que nosotros, como sospecho que una buena parte del universo, aplicábamos a rajatabla lo del sábado sabadete o domingo dominguete. Lo que fuera pero durante el fin de semana, eso sí. Recuerdo una vez que me apeteció un lunes pero el me espetó que no estaba por la labor. “¿Por qué?” -pregunté yo- “Porque es lunes. Y los lunes no se tiene sexo”. “¿Quizás te pueda apetecer otro lunes?” -seguí yo-“No” dijo él, “Nunca me va a apetecer. Los lunes no se hace. No es día para eso”. Desde entonces y como resultará evidente los lunes es mi día preferido para “hacerlo”.

Y lo del “sábado sabadete” no está mal, porque uno está más relajado y no tiene que madrugar al día siguiente pero lo malo es que es absolutamente previsible y poco espontáneo. Levantarse un sábado y desayunar, comer y merendar sabiendo que ese día vas a practicar sexo con tu pareja en mi opinión le quita toda la emoción al asunto. El “hoy toca sexo” y más vale que lo aproveche bien porque hasta la semana que viene no se vuelve a repetir es un poco deprimente. Ya sé, ya sé: nuestra vida es muy estresante, tenemos preocupaciones, horarios locos en el trabajo, niños que lloran en medio de la noche ¿pero realmente lo intentamos o siempre estamos buscando excusas para no hacerlo? Que si hoy estoy muy cansado, que si están los niños, que si estamos en casa de tu madre... las excusas para no hacerlo pueden ser tan convincentes que nosotros mismos nos las acabamos creyendo.

Soy de la teoría de que uno encuentra tiempo siempre para las cosas que le gusta hacer, por muy ocupado que esté. Todo es cuestión de gestionar el tiempo libre del que se dispone. Por eso la gente que dice que no lee “porque no tiene tiempo” o que no va al cine desde hace dos años “porque con los niños ya se sabe”, me parece que no le gusta mucho ni leer ni ir al cine. Con esto del sexo pasa lo mismo; quizá si dejáramos de hacer cosas más tontas como ver la tele durante tres horas por las noches a lo mejor tendríamos más tiempo para retozar. Quizás nos deberíamos plantear si disfrutamos más con una tarde de compras que con una sesión de sexo, con una tarde de pádel o un poco de sexo...si es así, pues estupendo, pero entonces, si nos apetece más eso, quizá deberíamos echar un ojillo a nuestra relación de pareja.

A mi sinceramente hacer el amor una vez a la semana me parece más bien escaso. Si tuviera una relación estable no sería eso a lo que aspiraría. Por lo menos tres o cuatro veces estaría bien, no digo todos los días, porque si es verdad que a veces “no apetece” pero sí con cierta frecuencia. Además lo del sexo es como las pipas o el comer: cuanto más se hace más apetece y es gratis, se hace en casa, es divertido, nos hace sentir bien ¿por qué entonces no hacerlo más a menudo? Supongo que la respuesta es muy simple: porque nos da pereza. Hay que hacer “muchas cosas” y la mayoría de las veces el cuerpo nos pide espatarrarnos en medio del sofá y enchufarnos a lo que sea que nos relaje.

Podríamos probar algunas cosas..

- Apagar la tele de vez en cuando (no todos los días. Solo a veces)

- Tratar de no hacerlo los sábados (y hacerlo un lunes...será distinto y animará un día fatal)

- ¿Por qué no probar por la mañana, antes de ir a trabajar, un día cualquiera?

- Esas siestas de verano... ¿no podemos dormir media hora y la otra media usarla para eso?

- Cambiar de escenario anima mucho. Si un lunes lo hacéis en la cocina, quizás el miércoles os apetezca probar en el sofá.

- Aprovechar esos pequeños momentos en los que los niños están en un cumpleaños, en casa de la abuela etc para saltar uno sobre el otro en vez de buscar cualquier excusa para de nuevo no hacerlo.

¿Cómo lo véis? ¿hacéis el amor con la frecuencia que os gustaría? ¿querríais más?¿menos?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba