OPINIÓN

El peor Banco de España

El Banco de España ni supervisa bien, ni informa correctamente y, aparte de sermonear sobre los salarios (de los demás) y meter miedo con las pensiones, no se le conoce ningún estudio de interés sobre lo que debería hacer España para salir de la ruina en que ellos nos metieron

Sede del Banco de España en Madrid.
Sede del Banco de España en Madrid. EFE

Ya saben, hay bancos buenos, malos y peores y “nuestro” banco central, el Banco de España, es de los peores, una reputación que se han ganado a pulso sus tres últimos gobernadores y subgobernadores, todos premiados con promociones por sus servicios prestados. Lo que no sabemos, ni lo sabremos nunca, salvo que cambie el sistema electoral y podamos elegir representantes, es a quién prestaron sus servicios; a los ciudadanos no ha sido, pues su mal hacer nos ha supuesto uno de los mayores quebrantos económicos de nuestra historia.

A confesión de parte…

Dada esa pésima reputación y coincidiendo con que la partitocracia ha estado de congresos, poniendo cara de buenitos y confesando errores y corrupciones a ver si les perdonamos para seguir en el machito sin ningún control, el gobernador del BdE, en otro error de juicio, ha hecho lo propio y, dice, que quiere abrir el debate sobre el papel del Banco de España en la crisis y "ofrecer una visión de cuál fue la actuación del supervisor entre 2008-2012", para lo cual publica un artículo en El País, que el medio es el mensaje.

A mí lo que me gustaría, además, si hubiera datos, es poder hacer un ranking bancario para España, similar al que hicimos con los siete mil bancos de Estados Unidos, e informar a los españoles de los mejores bancos de España, pero no llegan ni a eso. Por no informar incluso dejaron de publicar la cantidad de dinero (M3, etc.) - tema con el que dimos la “paliza” en este blog - y no volvieron a hacerlo hasta que de Guindos lo pidió para construirse su cuadro de mandos en el ministerio. Los únicos que tienen esos rankings sobre nuestros bancos son las auditoras que contrata el BdE para hacerles el trabajo por el que le pagamos, información que se quedan para ellos y sus clientes, claro. ¿Que la quieres? Paga otra vez y van tres, ole.

Esta casta del BdE ni supervisa bien, ni informa correctamente y, aparte de sermonear sobre los salarios (de los demás) y meter miedo con las pensiones, no se le conoce ningún estudio de interés sobre lo que debería hacer España para salir de la ruina en que ellos nos metieron, fechoría de la que se irán de rositas. Tenemos que ser los demás, los que les pagamos sus sueldazos, defensa jurídica incluida, los que tengamos que hacerles el trabajo y llevarnos los insultos, las represalias profesionales y las difamaciones, y  todo por ayudar, en lo posible, a que los particulares puedan paliar los efectos de su desastrosa gestión.

La imagen del desastre

Que lo circunscriba a los años 2008-2012 es casi es un insulto y, aunque sirve para cotejar datos, que cualquiera se fía, solo se entiende como parte de la campaña de “se acabó la crisis” (será para ellos, que creían que se les acababa el momio), a ver si la chusma deja de molestar. Cualquier lector de este medio sabe que lo que interesa, antes que nada, es saber quién y qué se hizo tan mal para que paguen por lo hecho y arreglar el BdE y reestructurar el sector, evitando que vuelvan a cometer errores de bulto, que fue lo que denunciamos hace 8 años en el artículo que dio nacimiento a esta bitácora, asuntos capitales sobre los que no se he hecho nada. Que ahora Linde nos haga un “cuéntame” exculpatorio a precio de oro y solo de lo que le interesa, es intolerable.

La imagen del desmadre crediticio permitido por el BdE lo pueden ver ilustrado en la siguiente gráfica, donde el endeudamiento privado pasó, entre 1997 y 2010, del 68,4% al 171% del PIB; eso si nos creemos las cifras del PIB, algo sobre lo que el BdE, que tantos “estudios” económicos hace, no dice nada. Por cierto, si quieren saber lo mal que presentan las estadísticas unos y otros, intenten hacer la gráfica en cuestión.

Spanish Private Debt to GDP.
Spanish Private Debt to GDP. L.R.

La generación de Linde

¿Cómo es posible semejante monstruosidad? Pues por una mezcla de corrupción, incompetencia y los efectos del ciclo largo, algo que debió saber y evitar el ejército de economistas del BdE. La evolución del crédito en España desde que se iniciara la industrialización actual, a principios de los 60, tras normalizar las relaciones con los Estados Unidos, esos malos malísimos, la tienen en la siguiente gráfica.

Spanish Credit History.
Spanish Credit History. L.R.

Hasta 1982 (primera mitad del ciclo, gráficas 1 y 2), el crédito crecía (línea negra, eje derecho, gráfica anterior) por encima del 12% anual; fue el período del desarrollismo y la Transición y de formación como “adultos” de los actuales gestores políticos, la generación que yo llamo transicionista y de la que Linde es uno más, aunque no de los peores, dada su peripecia profesional.

Esta generación de gestores políticos, que recibe una banca saneada por otros tras la crisis de los 80’s, toma precipitadamente el poder en 1982 e intenta hacer realidad sus fantasías infantiles, cebándose con ella para, a partir de los 90’s, lanzar el crédito hasta recuperar las tasas de crecimiento de su adolescencia pero sin contrapartida en una producción equivalente, fenómeno que llegó a su paroxismo con “lo inmobiliario”. El resultado de libro de su gestión es un desastre económico de dimensiones históricas.

La primera factura, de momento

Por supuesto que semejante desmadre crediticio, con su mangoneo generalizado, tiene un primer coste directo: el salto en la morosidad crediticia del sistema, cuya digestión no ha terminado, por mucho que se quiera vender que se acabó la crisis, pues esa losa sistémica requerirá más sacrificios y ajustes hasta que baje a un nivel normal.

Spanish Distressed Loans Ratio.
Spanish Distressed Loans Ratio. L.R.

Tras mucho procrastinar, el primer sablazo lo trajo de Guindos, que vino haciendo “amigos” en una banca a la que se le perdonó la congelación de dividendos (otra anomalía en que no entraremos), metida en ampliaciones de capital y a la que tuvo que rescatar parcialmente. El rejonazo subió a 68.634 millones en ajustes a los beneficios (siguiente gráfica, línea azul, eje izquierdo) en 2012, que se suman a otros sobre provisiones obligadas de cuando el BdE era bueno. ¿Y el total? Al no tener un régimen electoral representativo no lo sabremos nunca con exactitud, aunque Linde cifra el saneamiento en 270.000 millones, equivalentes a 10,8 veces los beneficios del inflado año 2007 (29 veces los de 2015); y ojo que esto no ha acabado.

Spanish Banking System Equity & Profits.
Spanish Banking System Equity & Profits. L.R.

¿Y a futuro?

El caso del Popular nos alerta de lo que hemos denunciado desde el principio de la crisis: el riesgo de un sistema financiero zombi. Esta generación de gestores políticos (o politizados) sigue ahí aplicando sus malas ideas y es hacia donde nos llevan, con la complacencia general y el ladrido de sus troles.

El único segmento del mercado crediticio en recuperación, gracias a metérselo en plan duro a los clientes, es el del crédito al consumo, que es una parte mínima, poco más del 2% del total, un total que cae alrededor del 4% anual (línea negra, eje derecho, segunda gráfica).

Luego está el crédito a la industria (un 8% del negocio crediticio), sector clave como indicador del ciclo y que además nos orienta, a falta de datos (Sr. Linde), sobre el crédito al motor de este ciclo: la exportación. Como puede verse (línea negra, eje derecho, gráfica anterior), está, siendo generosos y dada su volatilidad, entre estancado y enfriándose, con lo que va mal, pues, en contra de lo que pedimos públicamente desde 2009, no se ha reestructurado el sector bancario orientándolo al negocio exterior, sino que, como en tantas cosas, se han fundido patrimonio echando mano de lo bueno acumulado antes para tapar agujeros y seguir en el machito, dejando para las futuras generaciones más facturas y el arreglo de su desaguisado.

Loans to Industry in Spain.
Loans to Industry in Spain. L.R.

Con esta otra losa, además de gigantes deuda de “lo público”, y el abismo demográfico que deja esta generación de gestores políticos, tendremos ajuste bancario for ever, cosa que exploraremos otro día. Ya solo les falta volver a promocionar, vía sus economistas mediáticos, los bail in por los ahorradores modestos, que a ver si la chusma espabila y supervisa la banca, caray (y además sin datos), que ellos están para tomar cafés, pillar becas, irse de cursos y congresos, darse la vidorra y enriquecer a sus amigos, que lo que se trata es de forrarse enterrando las bondades y enseñanzas de cien años de banca central y todo gracias, en buena parte, a la servidumbre voluntaria de los españoles.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba