OPINIÓN

Dos escenarios de empleo para España

Ahora toca realidad, una realidad que no aguanta más populismos sino que requiere honestidad y profesionalidad en la gestión económica y política.

Imagen
Imagen EFE

Los lectores conocen mi crítica constante a la poca importancia que se le da al empleo en España, imperdonable pecado del que fuimos testigos por última vez en la sesión de investidura pasada de Mariano Rajoy cuando, para alegría de "todos", los saltimbanquis de la política se hicieron dueños de la cámara de representantes de la oligarquía de partidos estatales. En esa triste ocasión, una vez más, brilló por su ausencia que alguien hubiera fijado un objetivo de crecimiento económico, que es el que produce la mejora del empleo, y lo hubiera concretado en planes de acción concretos.

Lógicamente, nosotros no haremos como esos personajes sin oficio ni beneficio, aunque tampoco les haremos el trabajo, faltaría más, que ya les pagamos un sueldo que no se ganan. Lo que sí haremos será ver la relación entre crecimiento y empleo, con dos escenarios posibles, para así observar cómo podría ser el futuro laboral que no espera.

El espejo del pasado

Por motivos de espacio no podemos entrar en aspectos cualitativos, pero sí conviene que el lector recuerde o averigüe cómo eran las condiciones laborales en tiempos recientes y cómo han ido cambiando, ya que el proceso de aumento de las dificultades continuará, tanto por las propias fuerzas seculares del sistema como por la persistencia en el tiempo de una elevadísima tasa de paro; dos temas que no interesan en absoluto a los parásitos arriba mentados. Para poder hacer lo anterior les será útil la siguiente gráfica, donde pueden ver cuatro épocas relevantes.

GDP growth and Employment growth in Spain
GDP growth and Employment growth in Spain L.R.

PIB y empleo

Obviamente la variable dependiente es el empleo y la determinante el PIB, solo que España tiene la "ventaja" de que al haber mucho para estructural y de larga duración, cuando crece y lo absorbe, por el consumo represado, se genera proporcionalmente mucho gasto que refuerza el crecimiento, produciéndose así un círculo virtuoso, aunque, por la deflación (esa evidencia negada por la casta), se nota poco en la recaudación. 

Aquí de nuevo toparíamos con otra casta, la incrustada en el INE, aficionada a la series cortas (para cortos), que encima no informa del PIB real (no se rían) sino que hace un "índices (en plural) de volumen encadenado (singular)", un método que ellos mismos indican, en sus notas técnicas, que pierde información. Lo normal no es hacer eso, en EE.UU., por ejemplo, de forma similar al resto del mundo desarrollado, se informa del PIB real en dólares, en su caso de 2009 (año base), no un índice de PIB, y lo hacen nada menos que hasta el año 1929; pero es lo que hay y lo informado por el INE lo tienen en la siguiente gráfica (que tiene más debate pero no entraremos en ello).

GDP and Employment in Spain.
GDP and Employment in Spain. L.R.

Okun y la función de empleo

Otra anomalía de nuestra casta Académica, también salidos de la Transición, parásitos de la noria socialdemócrata y encantada de repartirse entre ellos momios, becas y premios pagados por el contribuyente, es que suelen analizar la relación entre PIB real y el empleo usando la Ley de Okun. Todo un ejemplo del nivel paupérrimo de la investigación económica en España, pues dicha ley exige, entre otras cosas, estar cerca del pleno empleo; la crítica completa la tienen en mi artículo "Ley de Okun y Paro en España".

Así que, a los enormes problemas de precisión de la Ciencia Económica, la mala estadística y al vergonzante debate de nuestras castas, dogmático y torcido, se une una casta académica ignorante, prostituida a grupos ideológicos, tan paupérrima que es incapaz de aplicar bien entre una ley, falsar una teoría, o incluso formular una hipótesis. ¿Qué se puede hacer entonces? Pues lo que hicimos público allá por 2011, que fue calcular la función de empleo usando las tasas de variación anuales de PIB real y Ocupación (siguiente gráfica), que dan un resultado aceptable y que sirve, entre otras muchas cosas, para saber que la tasa actual de aumento de la ocupación sigue siendo de la fase de expansión del ciclo, o para observar temas de productividad secular, o que si, por ejemplo, un año creciéramos "cero" destruiríamos casi 250.000 empleos.

f03-Spanish employment function
f03-Spanish employment function L.R.

Castas y confianza económica

Con semejantes castas a cargo de la gestión económica española no es de extrañar que la confianza de consumidores y empresarios haya caído tanto y, aunque aún está a buen nivel, sin duda se ha desaprovechado lo que llevamos de ciclo económico y, para colmo, hay quien exige empleo de calidad mientras trabaja activamente para impedirlo.

f04-Spanish Confidence Indicators
f04-Spanish Confidence Indicators L.R.

Los dos escenarios

Aquí tomaremos el del gobierno, escenario rosa de crecimiento del 3%, y otro con una recesión suave, con mínimo del -1%, y duración de tres trimestres, que es el que ronda por la cabeza de algunos economistas estadounidenses republicanos, que allí no pierden el tiempo, y quienes, tras la victoria y el bajo crecimiento ya comentado en "La sorpresa americana", se ven con ese riesgo a combatir antes de las próximas elecciones de mitad de mandato, allá por finales de 2018, ese hito olvidado por los clintontos en su terapia de perdedores y por los super-analistas patrios. Luego está el desquiciado escenario electoral europeo, con el rebufo tormentoso del cambio (¿no querían cambio?) americano, que esa es otra. El efecto de ambos escenarios de crecimiento sobre el empleo lo tienen en la siguiente gráfica.

f05-Spanish employment scenarios
f05-Spanish employment scenarios L.R.

¿O sea que en el mejor de los casos las condiciones laborales de 2008 no volverán hasta finales de 2020 y si hay recesión suave a finales de 2024? Pues no, el tema es más complejo porque el sistema tiene una productividad secular que ahorra empleo, algo que de alguna manera recoge el segundo parámetro de la función de ocupación (-1,35%, para la tasa anual medida trimestre a trimestre), un tema que preocupaba mucho a los economistas hasta la década de los 80's cuando había un consenso en un intervalo entre el 1,5% y el 2,5% anual (una gráfica); así que, pasadas las burbujas y otras mentiras de la casta, de Podemos-IU al PP,  financiadas con déficit público, ahora toca realidad, una realidad que no aguanta más populismos y momios tipo Colau, sino honestidad y profesionalidad en la gestión económica y política. Lamentablemente, esto último no lo quiere "nadie" y nuestras castas seguirán haciéndonos perder el tiempo, dañando la demografía y destruyendo el patrimonio de los particulares; más o menos como desde 1978.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba