Macro Matters

Yelling Yellen y “su” normalidad monetaria

En este manicomio que es la economía global hay un ala que es la de los banqueros centrales, allí reina la Señora Doña Janet Yellen, quien tiene a gala seguir la tradición de la FED - el banco central estadounidense - de anunciar con suficiente antelación cuáles son sus intenciones a fin de que los agentes económicos sepan a qué atenerse. Así, como ocurrió con el Taper o progresiva eliminación de la expansión cuantitativa (QEs), llevan casi un año diciendo que piensan subir tipos de intervención y, que se les ven las ganas, tienen el arma cargada y unos deseos enormes de hacer el disparo este próximo mes de septiembre. Conviene pues revisar las bases de esa decisión para ver que nos espera.

“Data dependant”

Es una expresión muy usada por los responsables de la FED, esa unión de trece instituciones que vela por la estabilidad monetaria americana, y mundial, dada la posición central de Estados Unidos en la economía global. Su reiteración viene a ser una especie de mantra para demostrar que no son dogmáticos, esas tribus que tanto abundan en las alturas del Poder.

Otro “mantra” es el del mandato dual, según el cual la FED debe buscar la estabilidad de precios y el pleno empleo. En realidad también tiene mandatos sobre la estabilidad financiera del sistema y responsabilidades de supervisión bancaria, pero eso todavía no es “mantra” establecido, así que pasaremos a los datos.

“Ahead the curve?”

En la gráfica siguiente tienen la inflación y la tasa de paro de todo el presente Ciclo Largo, con sus fases (líneas verticales) y, obviamente, la relación entre ambas variables no es igual en cada fase. Vemos que por inflación, no hay razones para subir tipos, pues es casi negativa, y por paro tampoco, aunque ya se acerca al 4%, que parece ser el dato que consideran suficiente.

Es cierto que algunos insisten en la inflación subyacente (sin alimentos ni energía, línea verde en la gráfica) que muestra la inflación sistémica sustrayendo el insumo básico con el que se mueve, que por cierto suele ir con retraso de IPC (CPI en la gráfica). Ese enfoque tiene su utilidad para otras cosas pero esa variable no es determinante en la espiral precios salarios, que sería el verdadero problema.

Por lo anterior, da la impresión que van adelantados (“ahead the curve”) en casi un año, cosa que está bien en general si no se obcecan con el tema y se hace pedagogía, ya que podría ocurrir, si nos dejan, que entráramos en un período de bajísimo paro (2-3%) y casi deflación, con aumento de los salarios reales, aumento de la participación de la población activa que reincorporando trabajadores frustrados, dependientes de ayudas, jubilados prematuramente, produciendo mejoras de las condiciones de trabajo, etc.

Pero, frente al extremo del dinero “gratis total” están los talibanes del sacrificio (de los demás, claro, que a ellos su integrismo monetario les sale muy rentable) a los que la situación anterior les disgusta, pero para mí lo descrito es otra forma de progreso económico dada la situación sistémica. Lo que siempre ocurrirá es la duda de si se es demasiado prudente o, si por el contrario, se podría estar experimentando con el sistema, algo prohibido a los economistas, al menos a los de formación científica, que parece somos minoría.

Además, como demuestra la curva de Phillips, de esta última fase del Ciclo Largo, la influencia del paro en la inflación es bastante baja y, por mala gestión general, puede que se esté desperdiciando una oportunidad de aumentar los salarios reales y luchar contra la deflación sin encarecer más el dólar ni llevar más inestabilidad a la economía global. Esperemos que esos grandes economistas de la FED (no hablo Fisher, vice-jefe de la FED y mentor de Bernanke, Draghi, Shiller y Yellen) acierten en traer la “normalidad” verdadera, aunque se haya hecho mucho daño. 

¿Normalidad monetaria?

Más allá de si es anormal que el dinero que necesita el sistema sea casi gratis (tema de tesis), con su competencia desleal con el ahorro privado, lo cierto es que dinero hay (casi la mitad de los QEs se ha ido a exceso de reservas bancarias) suficiente para atender la demanda de dinero para transacciones (incluidas liquidaciones de acciones recientes); tema distinto es la demanda para inversión (para créditos) y para especulación, pues los temores de burbujas (créditos universitarios, para coches, inmuebles, fracking, etc.) son claros, pero ahí también interviene la supervisión bancaria (tema distinto del de hoy)

Lo que ya no es normal, que parece que habría que gritarlo, es lo absurdo de la curva de tipos esperada por los miembros del directorio de la FED (ver siguiente gráfica) que son para debacle económica, dada la situación pre-crash que vivimos.

Adicionalmente, hay otros dos aspectos en los que se busca la normalidad monetaria. El primero sería en el mantenimiento o no del saldo en activos comprados por la FED durante los QEs, unos cuatro billones (millones de millones) de dólares. Hoy, según vencen, para no contraer la cantidad de dinero, compran el equivalente, pero en algún momento dejarán de hacerlo; pensemos que, al tener esos activos podrían venderlos si hubiera presiones inflacionarias, que no las va a haber pues “toca” deflación, un fenómeno que, como sabemos, es intermitente.

El segundo aspecto, derivado del anterior, es que dicho saldo de activos comprado durante los QEs genera unos réditos que, al ingresar en la FED, suponen restringir la cantidad de dinero del sistema, así que lo compensan comprando más activos y aumentando el balance; este es otro tema que deberán acomodar a las circunstancias.

Dogmatismo y mala pedagogía

De lo que no hablan es de la tasa natural de interés (que está en un nivel correcto) pues eso implica hablar de represión financiera (tema que vimos), cosa que no hará nunca un banquero central del clan Fisher. Además, con lo mal que se está poniendo el entorno global, cometerían el error de muchos otros, teniendo que dar marcha atrás, sobre todo por los efectos psicológicos, pues aunque la primera subida sería homeopática, su curva de tipos anunciada solo trae más inestabilidad y, con la corrección bursátil actual (que adelantamos aquí), sería de locos subirlos. Así las cosas, esperemos que se la envainen y que pasen a hacer más pedagogía y unas previsiones tipos más realistas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba