OPINIÓN

Trump, Yellen y el señoreaje socialdemócrata

Tenemos pues otro conflicto entre los intereses generales, un presidente próximo a cumplir sus cien días y el Estado profundo, con su élite extractiva socialdemócrata, enfrentado a los primeros.

Trump, Yellen y el señoreaje socialdemócrata.
Trump, Yellen y el señoreaje socialdemócrata. GTRES

Las últimas declaraciones de Donald Trump sobre su deseo de una política de tipos de interés bajos, algo diametralmente contrario a la política oficial de la Reserva Federal (FED), ha despertado las alarmas de los protectores del Establishment socialdemócrata, ese que vive de nuestro trabajo enseñoreándose de las instituciones. Sus palabras se han presentado como una intromisión intolerable del Ejecutivo en una institución “independiente” (¿de quién?), dando a entender que las mismas (simples obviedades) interfieren en el buen funcionamiento de la FED.

La señora Yellen, cuya biografía y enchufes exploramos en “Calamity Yellen y la noche estrellada”, es “miembra” del clan Fisher, como Draghi y otros, y seguirá en el machito hasta el tres de febrero de 2018, momento en que Trump debería cambiarla por alguien con criterio que sea algo más que una terminal de Stanley Fisher. Hasta entonces, ella seguirá con sus intereses obligándonos a explorar este conflicto de poderes. Veámoslo.

Tipos de interés y ciclo largo

En la siguiente gráfica, que usamos al tratar la represión financiera, pueden ver las cuatro fases del ciclo largo, ciclo que vimos desde el punto de vista del PIB en “El legado de Obama”. La fase dulce del ciclo es la primera, la del óvalo punteado verde, y la peor es la última, la actual, donde vía represión financiera, desde la FED, y endeudamiento público, desde los gobiernos, se ha intentado suavizar (posponer) los ajustes, y en ello siguen.

Financial repression and the Long Cycle.
Financial repression and the Long Cycle. L.R.

He de señalar que, lamentablemente, se enseña en nuestras universidades que la fase inflacionaria 1966-1982 (ver CPI, línea roja) fue producida por el alza de los precios del petróleo (1973 y siguientes), cuando fue justo al revés, siendo la inflación la que motiva a la OPEP y otros productores de materias primas a subir precios. En fin, no tenemos espacio para desmentir a tanto ignorante confundiendo y chupando de “lo público”.

Tipos de intervención y estabilidad de precios

El caso es que para buscar la estabilidad de precios, la FED utiliza, además, un tipo de interés de intervención para (re)descontar papel y prestar a bancos, fijándose un objetivo nominal que, al buscarlo, produce una tasa o tipo efectivo (línea azul, siguiente gráfica). Si se fijan, esa tasa estaba casi siempre por encima de la de inflación (línea roja) hasta que es sobrepasada por la espiral inflacionaria en tiempos del presidente Carter. Luego, ya con Reagan (1981 y siguientes), Volcker consigue revertir esa distorsión, manteniendo un tipo real alto (línea negra) hasta eliminar las expectativas de espiral inflacionaria, algo que, junto con algunas políticas de oferta de Reagan (la oferta casi siempre reacciona bien y allí más), redujeron la inflación; posteriormente, desde el 2000 hasta “hoy”, se han mantenido tipos de intervención reales negativos a fin de evitar una supuesta espiral deflacionaria.

FED effective rate & Inflation.
FED effective rate & Inflation. L.R.

Hay que decir que Greenspan, a quien no considero bien, en eso del tipo real (descontada la inflación, línea negra, gráfica anterior) de intervención siguió, a su manera, a su predecesor, hasta que en el 2000 gripó el motor del ciclo largo con el crack punto-com y, asustado por una deflación a la japonesa, envileció la moneda y, cuando intenta normalidad, 2004-2007, detonó el invento con las sub-prime en 2008. Las sub-prime fueron la chispa de un engendro regulatorio que nació con las reformas de Larry Summers y Cía., todos socialdemócratas de la generación de Yellen (lo vimos en “El colapso socialdemócrata”) y próximos al clan Fisher, verdaderos bomberos pirómanos. Hoy, para tapar ese fracaso socialdemócrata, como en otros, los socialdemócratas de izquierdas llaman, a estos socialdemócratas de derechas, neo-liberales, que ni son nuevos ni liberales, y todo para seguir señoreándonos desde lo público.

Tipos de intervención y señoreaje

Se denomina “señoreaje” al beneficio que obtenía el “señor”, o el soberano, por la acuñación de moneda y procedía del margen entre el coste de fabricar la moneda y su valor facial. Hoy, los gobiernos civilizados no imprimen dinero para financiarse sus déficits directamente, sino que sus señoritos usan un procedimiento alternativo consistente en expandir la cantidad de dinero y que esta les financie sus déficits - es un tema muy interesante que ocupa a ciertos académicos con tiempo libre-, entre otras formas de represión financiera. ¿Y quién se queda con el señoreaje? Pues depende, normalmente el Gobierno vía beneficios del banco central, pero no necesariamente, y una forma de ilustrar eso es a través del diferencial entre el tipo efectivo de intervención y el de los bonos (línea amarilla, siguiente gráfica); a mayor diferencial, mayor reparto de señoreaje en los mercados.

Long Cycle & Seiniorage.
Long Cycle & Seiniorage. L.R.

La segunda parte de este ciclo largo tiene varias peculiaridades: la primera es la predictibilidad (línea punteada, siguiente gráfica) en la caída del tipo del bono a diez años, tema con el que se han hecho verdaderas fortunas; la segunda es que, desde Greenspan, el señoreaje vía tipos de intervención efectivos se traslada al mercado en mayor medida que anteriormente, lugar donde buena parte del señoreaje se lo apropian sus agentes, esos financiadores del Establishment que no enseñorea vilmente con su experimento político global.

Kondratiev Downleg & Seiniorage.
Kondratiev Downleg & Seiniorage. L.R.

Si el sistema tuviera división de poderes y representatividad (no es nuestro caso) y no lo dominara un Establishment mangoneador, como en Estados Unidos, yo no tendría ninguna objeción al uso de esa herramienta, pues el ciudadano común podría aprovecharse de sus beneficios sistémicos o, vía participación en los mercados, pero no es el caso, obviamente.

Tipos de intervención futuros

En su última intervención, la señora Yellen ha dicho que su objetivo es un tipo de intervención real del 1%, siendo la primera vez que lo concreta desde que inició su peculiar (para no perjudicar a Obama y Hilary Clinton) normalización monetaria y que ahora, ¡oh sorpresa!, la palomita se nos vuelva halcón y, encima, aparezcan voces en la FED hablando de reducir el balance (contracción cuantitativa), explica que Trump, que les ve venir, dijera su opinión contraria.

FOMC rate consensus.
FOMC rate consensus. L.R.

Por ejemplo, si hubieran hecho lo que dijeron en 2014 (línea azul, gráfica anterior), el tipo de intervención sería hoy (y en las elecciones del 2016) del 2,7%, no el efectivo actual del 0,79 (línea negra: histórico con última previsión). Tenemos pues otro conflicto entre los intereses generales, un presidente próximo a cumplir sus cien días y el Estado profundo, con su élite extractiva socialdemócrata, enfrentado a los primeros, un enfrentamiento que, para suerte del Establishment y perjuicio ciudadano, igual lo resuelve un mal dato de PIB a final de mes; entonces ya sería imposible la escalada de tipos; sino, las espadas están servidas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba