OPINIÓN

Pax Americana y nuevo mercantilismo

Quienes quieran que la Pax Americana continúe, tendrán que entenderse con Trump, que ya tenía sus ideas claras hace más de veinticinco años y las volvió a repetir al dar cuenta de su primera semana de gobierno.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. EFE

Mucho antes de que George Soros, como parte de su peculiar activismo globalista y anti-occidental, nos mandara a Europa a Joseph Stiglitz a sermonearnos contra el Mercantilismo, allá por abril de 2012, ya habíamos dicho en esta bitácora que el pensamiento dominante español, caracterizado por su mesianismo político, daría paso a otro donde prevalecería una especie de neo-mercantilismo, conclusión a la que llegamos por nuestros determinantes geográficos, económicos y demográficos.

Dicho cambio ocurriría de mala manera, por necesidad y no por evolución natural del sujeto constituyente español, ya que la partitocracia actual no le deja elegir a sus representantes políticos y prefiere saltimbanquis caza becas a la honestidad y buen hacer del español medio, de modo que, lo que ya se preveía como difícil, ahora se endurece con el cambio que trae Trump a la tectónica económica mundial, entre otras áreas.

"La Pax Americana ha muerto"

Esa fue la tontería que dijo, Ian Bremmer, otro favorito del Establishment y sus medios, sobre la Pax Americana, concepto que no parece tener muy estructurado, pues no se le conoce ningún estudio serio sobre el particular. Lo que sí es cierto es que quienes quieran que continúe tendrán que entenderse con Trump, que ya tenía sus ideas claras hace más de veinticinco años y las volvió a repetir al dar cuenta de su primera semana de gobierno.

Two milleniums of Spanish GDP.
Two milleniums of Spanish GDP. L.R.

Otra evidencia es que a España le interesa que la Pax Americana siga viva, pues ha sido con ella que la caída milenaria de nuestra renta per-cápita en relación a la de la potencia dominante se interrumpió, lo vimos en detalle en "La Odisea de Hispania". Eso es lo que está en juego para nosotros, aunque mute y se parezca más a una Pax Occidentalis.

Desde 1950 Estados Unidos ha estado construyendo una localización mundial de la producción y determinando el comercio internacional aprovechando los frutos y externalidades industriales producto del desarrollo de la electrónica, motor del actual ciclo largo (1949-201?), que ya da poco más de sí; lo último podría ser la emersión coreana (y china) en dispositivos de telefonía móvil. Toca pues otro reparto y Trump trae el suyo.

US GDP and Kondratiev Cycle.
US GDP and Kondratiev Cycle. L.R.

Globalismo de amiguetes

A cierta "izquierda" hispanófoba se le llena la bocaza con el "capitalismo de amiguetes" (crony capitalism), obviando que lo que tenemos es un comercio internacional con deslocalización inducida desde el Nuevo Orden Mundial de Bush padre, allá por 1991, uno del que vive muy bien cierta casta socialdemócrata y a sus amigos del desierto pero que al ciudadano occidental lo está machacando, destrozando aún más su demografía. El resultado de ese invento comercial en Estados Unidos (siguiente gráfica) es el boquete en las transacciones exteriores (bienes, servicios y rentas) y su correspondiente vacio industrial.

US Cur Acc Balance 1947-2016.
US Cur Acc Balance 1947-2016. L.R.

El "liberalismo" según Trump

Uno que hizo su tesis de grado sobre comercio internacional y localización industrial no deja de hacerle gracia el nuevo ejército de liberales anti-Trump, destacando conocidísimos economistas españoles que sermonean según les pagan y que todos sabemos quiénes son, (¿no?). Verán, siendo cierto que el libre comercio es bueno para los empresarios, las pequeñas y medianas empresas y quienes trabajan para ellos, ocurre que este Globalismo de amiguetes a quién beneficia es a un ejército de chupópteros, de  políticos, funcionarios, consultores, medios de agit-prop y altos directivos de corporaciones globales a quienes la voluntad de los ciudadanos occidentales y sus realidades nacionales molestan.

Trump conoce perfectamente lo anterior y, tras vivir el desastre de Nueva York y su recuperación y haber evaluado proyectos en distintas ciudades de Estado Unidos y del Mundo, cuando ve el páramo en que se está convirtiendo su país, concluye acertadamente que la solución viene de la recuperación local de producción industrial global.

US Trade Balance.
US Trade Balance.

Asia y el problema Chino

Que es de todos y que, gracias al Globalismo de amiguetes, no solo se ha estado creando una superpotencia rival, sino que además es una de las peores tiranías actuales que, como otras conocidas, engrasa y engorda un Establishment para saquearnos.

US Trade Balance with Asia & Am.
US Trade Balance with Asia & Am. L.R.

En la gráfica anterior se ve que la tendencia comercial de China con EE.UU., que es casi la mitad del déficit en comercio de bienes, la tiene que parar por insostenible. En otros países de Asia es más o menos estable y en casi ninguno mejora significativamente al incluir los servicios y las rentas (lo obviamos por espacio), siendo llamativo lo ocurrido con la OPEP, donde los problemas de "pax" son otros y a cuyas monarquías, cumpliendo una promesa electoral en la primera semana de mandato, consigue  que costeen zonas seguras en Siria y Yemen.

Europa y el problema alemán

El déficit comercial americano con Europa es general, siendo grave con Alemania, que triplica el directo de Francia y duplica al de la enferma Italia, tres grandes beneficiarios de la Pax Americana, sobre todo Alemania, pues desde que desecharon el plan Morgenthau tras la Segunda Guerra Mundial, americanos y británicos han promovido al máximo las manufacturas alemanas por todo el mundo, haciéndoles sitio a su costa.

Caso claro de lo anterior, entre muchos que no entraremos, es el de la industria del automóvil, con la apertura del mercado americano para Mercedes por Packard hasta, como explicaba en MotomanTV Bob Lutz, todo un personaje al que seguro todos conocen, la ayuda, transferencia y asistencia tecnológica gratis de General Motors a BMW, en un momento crítico con su coche insignia y en fecha tan "reciente" como 2003 cuando aún digerían la reunificación.

US Trade Balance with EU members.
US Trade Balance with EU members. L.R.

Hace ya bastantes años que decimos que Alemania, que puede, debería aliviar progresivamente la carga fiscal de las familias, algo que mejoraría la demografía y estimularía el consumo, la recaudación y reduciría el superávit exterior, al tiempo que la escasez de mano de obra por la mayor demanda aumentaría los salarios y requeriría externalizar la producción a la Europa pobre, algo que haría del superávit comercial con EE.UU. un problema de todos.

Pero no, estos aprendices de brujo han preferido seguir con su experimento oligárquico y dañar más al sujeto constituyente, que ahora solo tiene a la anti-casta neofascista para defender sus intereses, justo cuando tendrán que arreglar con Trump el fin de sus privilegios, un ajuste que, como con los refugiados, querrán repartir entre toda Europa vía lo que el bilateralista Trump llama "The Consortium" (de Bruselas), que es como, desde la élite empresarial americana (no confundir con el Establishment), se suele denominar a una mafia plutocrática. Se cumple lo dicho tantas veces: esta crisis no admite errores.

Molestemos más a nuestra casta

Para colmo de nuestro patetismo, ha aparecido nuestro ministro de exteriores quejándose de que dieran de baja la web española de la Casa Blanca tras hacerle la pelota la al sedicioso Puigdemont y su comparsa de pujolistos, en una disfuncionalidad socialdemócrata que seguro dejó encantados a los editorialistas del País. Yo le recomendaría que no se significaran más, dado lo mosqueados que están los norteamericanos con las agendas exteriores para cambiarles la demografía (¿Les suena?); aparte que allí, donde hay casi cincuenta millones de descendientes de alemanes, como Trump, nunca se tuvo una distinción parecida con ninguna minoría y donde las "discriminaciones positivas" ya molestan. Lo ocurrido, sin salvar tantas distancias, ha sido algo como si aquí, para horror de la "izquierda" hispanófoba, quitáramos el árabe de "lo público"; aparte que ya no se trata de lo que nos guste o parezca bien o mal, sino de lo que es.

Ante esa realidad, no estaría mal que el Gobierno repasara el trabajo de Víctor Davis Hanson, un académico californiano que ha sido un faro ya antes de esta última campaña, acusado de racista (no lo es) por criticar la mala política de inmigración y represaliado por no ser socialdemócrata (liberal allí), un pensador que explica muy bien el desastre producido en California por una casta hipócrita a quien la nuestra copia dogmáticamente como los "buenos" paletos que son.

Así las cosas y con un gobierno atrincherado en su chantaje de ser, claramente, el mal menor de la partitocracia, me temo que se perderá una oportunidad importante y se negociará muy mal con Trump; pensemos, además, que incluso si para regocijo de la casta socialdemócrata global sus enemigos internos y/o externos lo mataran, cosa no descartable, su cambio es de verdad y ha venido para quedarse.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba