Macro Matters

Mercantilismo político español

La Ciencia Económica tiene una teoría, conocida como Teoría de la Elección Publica, que intenta explicar, entre otras cosas, el comportamiento de los políticos y, según ella, de alguna forma (esa es la clave), el Sistema Político debería (Economía Normativa) contribuir a maximizar la función de utilidad de la Sociedad. Sin embargo, cuando analizas la acción pública del "Establishment" político de nuestro país (Economía Positiva), ves que detrás de su pretendida fachada no materialista lo que realmente existe es una oligarquía de partidos que, impidiendo la representatividad, utiliza el Estado (central, autonómico, municipal) para imponer su credo político con el fin de maximizar sus beneficios, no la función de utilidad de la Sociedad, resultando una especie de mercantilismo político (o partidista) donde el sujeto constituyente pasa a ser un simple medio para dichos fines y la clase política, puesta a dedo en las listas, una élite extractiva.

El mercado político

Nuestro país podría seguir el camino natural de pasar de una Dictadura a una Oligarquía (en nuestro caso de partidos) para terminar donde debe, en una Democracia, con División de Poderes y Representatividad de los electores. Pero, cuando se hizo la Transición, se estableció el sistema electoral al uso en el continente europeo que, como era de esperarse, ha terminado en una oligarquía que explota a un territorio y sus engañados habitantes como si fueran de su propiedad, algo que se hace más evidente en el sur de Europa continental.

Con el actual sistema electoral, un político sin moral que detecte un hueco de mercado, puede utilizar su capacidad emprendedora para buscar financiamiento, nacional o extranjero, de aliados o competidores de España, de poderes religiosos, políticos o económicos, de países vecinos con diferendos fronterizos o intereses migratorios, con capacidades mediáticas, etc. e iniciar su negocio político, pues solo tiene que obtener un porcentaje de votos suficiente para que se le asignen escaños, comenzar a recibir subvenciones, cuotas de pantalla, puestos de poder y empezar a traficar para expandirse, legal o ilegalmente, que da igual, pues aunque un periodista se la juegue y destape la corrupción, al no haber separación de poderes, salvo casos muy estridentes, puede conseguir la impunidad de sus delitos.

Por supuesto que hay políticos honestos, pero la degeneración es tal que ya no pueden controlar la delincuencia política, que es inherente al sistema

Honestidad contra delincuencia política

Por supuesto que hay políticos honestos, pero la degeneración es tal que ya no pueden controlar la delincuencia política, que es inherente al sistema. Se ha llegado a extremos en que incluso se espía al Ministro del Interior en su despacho con claros motivos políticos que benefician a grupos corruptos. Y una vez más, la emersión de partidos "nuevos", en realidad paridos por la casta política, no reduce la corrupción, sino que ensancha la casta de perceptores netos de rentas públicas; el ejemplo más palpable de esto es la larga lista de enchufes e irregularidades de Podemos tras las distintas "elecciones".

Tenemos pues, que tras un largo proceso interesado de degeneración Moral, que sigue a pesar de la última limpia de corruptos, la política españolaestá llena de delincuentes y, según alcanzan más poder, más capacidad tienen de dirigir medios de comunicación públicos, de afectar la educación pública, de chantajear al Estado, etcétera. Sus diputados harán lo que diga el aparato y el votante no tiene capacidad alguna de llevar al Congreso alguien con la honestidad y decencia del español medio, o incluso superior, pues continúa la destrucción de los más elementales valores objetivos, sin los cuales es imposible el bienestar; un proceso destructivo que los antes mencionados, desde la extrema izquierda a la derecha, han estado realizado durante décadas.  

La degeneración cultural

Como decíamos la semana pasada, el ciclo generacional español tiene dos partes: la primera, con un orden férreo donde el sistema educativo tenía dos "columnas": una de instrucción, que fue eficaz, con éxitos notables, que casi acabó con el analfabetismo secular y permitió un rápido desarrollo industrial hasta la industria nuclear; y un segundo pilar, de duro adoctrinamiento, en que, para colmo, por la miseria de los primeros años, se asignaron papeles regionales y doró la píldora a los nacionalismos periféricos con las fantasías más peregrinas.

Muerto el dictador y liberadas las ataduras, el Estado es transformado y tomado por una generación de políticos

En la segunda parte del ciclo generacional, muerto el dictador y liberadas las ataduras, el Estado es transformado (central, autonómico y municipal) y tomado por una generación (1940-1961) de políticos, los causantes de la crisis secular actual, que casi parecieran estar teledirigidos por aprendices de brujo de la Escuela de Frankfurt para, con sus ideicas de progresismo degradante y degradación progresiva, producir un deterioro sistemático de la cultura popular, adoctrinando y destruyendo su instrucción para hacerles clientes dóciles de su negocio.

Muy probablemente el lector vea el entorno de otra forma, pero yo tiendo a fijarme en la generación a la que pertenecen los actores de una situación para tratar de entenderles. En ese sentido, tanto aquí, como en la Gran Bretaña del Brexit o en otros países, se observa un deterioro cultural a medida que la generación es más joven. Nada nuevo, es algo propio del ciclo generacional, pues a medida que uno se aleja de la crisis que lo originó se baja la guardia; lo que ya es anormal es que algunos inmigrantes de países más atrasados estén mejor preparados que sus congéneres españoles, sean de Cádiz o de Girona.

¿Salvajes al poder?

Más allá de las acciones de ese "marxista un poco pervertido convertido en psicópata" (aunque redundante, interesante confesión), la abundancia de ejemplos de ese deterioro cultural tras las elecciones ha sido impresionante: desde insultos a los mayores o a los votantes en general, a las acusaciones de tongo que demuestran ignorancia sobre nuestro sistema de recuento y del papel de los miembros de las mesas. Lo peor, tal vez, fuera que "juraran o prometieran" a lo Chávez en el Congreso, despreciando las reglas de juego, en una acción salvaje más de quienes no entienden ni les interesa que las formas, la palabra dada y el honor es obligado en cargos políticos que deberían honrar una Sociedad civilizada, un concepto que les supera ampliamente.

Otro ejemplo

de animalismo político fueron las abundantes y aberrantes expresiones sobre la muerte de un torero

Otro ejemplo de animalismo político fueron las abundantes y aberrantes expresiones sobre la muerte de un torero o contra quienes hacen colectas para paliar el desastre venezolano, un país al borde de la hambruna causada en parte por los asesores españoles próximos a Podemos y a la casta de Varoufakis, cuyas locuras económicas quieren aplicar aquí y que recuerdan, por lo delirantes, a algunas tonterías dichas sobre Colón, Cervantes o Santa Teresa por los paniaguados nacionalistas y cuyos líderes hacen ridículos como este, en que Borrell alecciona a ese típico ejemplo de degeneración política que es Junqueras, una degeneración que va a más en un proceso salvaje para batasunizar la sociedad española a fin de tomar el poder a cualquier precio y poder lucrarse más y más cómodamente.

Llegado este punto de degradación de la Política, es normal que abunden las voces que claman más honestidad, mejor educación, nuevas leyes, etc. pero en el caso español, de poco sirven esas peticiones, ya que los intereses de los políticos, que viven de la degradación progresiva de la Sociedad, no son los de los ciudadanos y harán oídos sordos a esos anhelos y buscarán mil excusas para seguir con su expolio. Así que, hasta que nuestra forma de gobierno sea representativa de esa Sociedad que desea mejorarse, no se buscará maximizar su función de utilidad y seguiremos siendo víctimas de estos mercantilistas de la Política. Esa es la condición necesaria para detener la degradación social y empezar un verdadero cambio a mejor.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba