OPINIÓN

Israel y el ocaso de los dioses

En esa mezcolanza de Religión y Política, tierras santas y lenguas sagradas, Israel y los judíos, una vez más, está en el epicentro de los conflictos.

Israel y el ocaso de los dioses.
Israel y el ocaso de los dioses. EFE

Este año se cumple un siglo de la Declaración de Balfour, documento que sirvió de base al Mandato sobre Palestina de la Sociedad de Naciones a los británicos y que fue retomado luego por la ONU para dar base jurídica al Israel actual. Aquella declaración inició un cambio de orden en Oriente Próximo dando nacimiento (renacimiento, independencia, etc.)  a países como Siria, Líbano, Iraq o Jordania, entre otros. Además, en este año de aniversario ha pasado por allí Donald Trump, quien probablemente sea el presidente estadounidense más pro-israelí desde Truman, del que se dice era un verdadero forofo del nuevo estado judío; dicha visita ha ocurrido en fechas próximas a su día nacional y en un año en que se cumplen cincuenta de la reconquista de Jerusalén, parte de la cual se dejó bajo administración jordana.

El Espíritu de un tiempo

Aquél proceso de cambio de orden duró varias décadas y, como recordarán quienes sigan este blog, la Teoría Generacional nos habla de puntos de ruptura histórica y cambio de orden que ocurren aproximadamente cada cien años, siendo por ello conveniente que le dediquemos un tiempo. Como el tema es muy complejo y extenso he pensado que lo mejor es limitarnos a explorar las raíces culturales que mueve dicho proceso de cambio, pues ellas serán las que generen un nuevo "zeitgeist" o espíritu de una época, de un tiempo o era (siglo, ciclo), algo de lo que es muy consciente Steve Bannon, el Estratega Jefe de la Casa Blanca

En Occidente, a la hora de examinar los problemas de Oriente Próximo, el pensamiento dominante es agnóstico

En Occidente, a la hora de examinar los problemas de Oriente Próximo (no parece ser el caso de la Administración Trump), el pensamiento dominante es, por llamarlo de alguna manera, agnóstico, como si Dios no tuviera nada que ver con aquello. Nosotros no utilizaremos ese punto de vista, sino que hoy daremos un enfoque "radical", más arriesgado (y más ladrillo), que vaya a la raíz de las causas de los conflictos, pues da igual lo que nos parezca o creamos en Occidente, es lo que lo que les parece y creen ellos lo que cuenta

Israel, problema y solución

Poner juntas las palabras "Israel" (o "judíos") y "problema" da miedo, pues fue un plan nazi llamado "solución final al problema judío", el que organizó el exterminio sistemático de los judíos en Europa. Luego está "el problema" que tienen los propios judíos con su condición de tales, cosa que les ha supuesto persecuciones constantes durante al menos dos milenios, teniendo mucho que ver con la administración de "lo sagrado" y el origen de al menos dos civilizaciones, la Occidental y la Ortodoxa, aunque por influencia (reacción, oposición, etc.) también del Islam, que son los tres vectores que están moviendo este trance histórico.

Además, los judíos son el único pueblo que guarda registro de su historia casi desde la aparición de los primeros alfabetos y, de hecho, una de sus tribus, la de los levitas, tenía como una de sus funciones la conservación de los textos, parte de los cuales debe leer e interpretar el judío en la ceremonia del Bar Mitzva, que en eso de que el pueblo sepa leer y escribir también empezaron antes. Posteriormente, tras la destrucción romana de Israel, la conservación de las escrituras la hacen las escuelas rabínicas, cosa que hicieron perfectamente como atestiguan los rollos del Mar Muerto.

Conflictos de familia

El caso es, que en el inconsciente colectivo del Oriente Próximo, el pensamiento dominante  viene determinado por la cosmovisión cananea de Dios y su relación con los pueblos de la tierra (insisto, da igual lo que pensemos como occidentales), y el que quiera profundizar en esas raíces puede empezar por el trabajo del académico Michael Heiser (enlace a ensayo: "Divine Council"), donde contextualiza lo que hoy llamaremos el principal problema de familia (hay otros) y cuyo origen ocurre, cuando, según las escrituras judías, tras una más de las rebeliones de los hombres y los "dioses", esos elohimencargados del gobierno de las naciones, Dios decide empezar otra vez a través de Abraham, creando una nación, con su territorio, bajo su dependencia directa y a la que, con Moisés, da sus leyes - el resto de naciones seguiría con los siete preceptos de la naciones - y, a través de ella, hombres y naciones, judíos y gentiles, podrán reconciliarse con Dios y ser justos.

Con Jesús el Judaísmo se divide y nace el Cristianismo, que luego se extiende a los gentiles

Dicha reconciliación la traerá un judío: el Mesías, quien primero aparecerá como Meshiaj Ben Yosef (Mesías hijo de José, o sufriente) y luego como Meshiaj Ben David (Hijo de David, o reinante) quien traerá la Justicia a hombres y naciones a los que regirá por la eternidad. Con Jesús el Judaísmo se divide y nace el Cristianismo, que luego se extiende a los gentiles; surge el conflicto y este se agrava al aparecer la doctrina del supercesionismo, lo cual nos lleva a otro problema de familia.

Supersesionismo islámico

Simplificándolo mucho podríamos decir que el supersecionismo afirma que los "judíos" o el pueblo elegido, ahora son otros, otra comunidad de creyentes que tiene la legitimidad divina en exclusividad, otro Israel, otro Pueblo de Dios. Lógicamente, a esos nuevos "judíos" les sobran y molestan Israel - con su territorio, instituciones, etc. - y los verdaderos judíos.

Aunque la doctrina es de origen cristiano existe otro caso. Como recordarán, Abraham y su esposa Sarah hacen algo muy humano consistente en que, aunque conocen la Palabra de Dios (quien personalmente les dice que tendrán un hijo, Isaac, a través del cual se cumplirán sus promesas), la interpretan a su manera para ayudar al Todopoderoso e ir más rápido, naciendo Ismael de la esclava Agar (Génesis 16:7-13), creándose otra nación (Génesis 21:14-21) que, como todas, tendría su "dios": el que habla con Agar en la anterior cita. Posteriormente, tras morir Sarah, Abraham toma otra esposa, Cetura, con quien tiene seis hijos legítimos que serán patriarcas de varias tribus árabes (Génesis 25:1-6).

Vienen con un dios que dicen es el más grande y cambian el orden establecido. Surge así el Islam y el árabe llamado clásico, al que consideran lengua sagrada

Pasados unos 2.500 años, cuando las guerras entre Bizancio y el Imperio sasánida desvían el comercio al sur (ver Patricia Crone), aparece allí un líder guerrero con métodos bastante expeditivos que dice descender de Ismael y, desde el territorio nabateo, (Esto es conocido pero no se debate por miedo. Ver Dan Gibson: The Mecca Question, o también su libro Qur'anic Geography) un grupo de heterodoxos da corpus teológico al nuevo movimiento, vienen con un dios que dicen es el más grande (¿Que quién, que YHWH?) y cambian el orden establecido. Surge así el Islam y el árabe llamado clásico, al que consideran lengua sagrada.

Con el Islam aparece otro supercesionismo según el cual el linaje profético es vía Ismael, legitimándoles para imponer un orden eterno. Sería Ismael quien guardó la verdadera doctrina mientras la Biblia era corrompida por los judíos  - despachando de un plumazo el Cristianismo también  - siendo el Corán el libro que la contiene. Hay que decir que dichas afirmaciones no tienen ninguna base histórica ni arqueológica y que la primogenitura es una tradición judía no árabe donde, además, priman los hijos legítimos; aún así, estas ideas dominan la narrativa islamista.

Detrás de todo lo anterior está el problema de la religión política y la aparición de supremacismos, de unos judíos sobre otros judíos y sobre los gentiles, de cristianos sobre otros cristianos y el resto, o de ismaelitas sobre otros árabes, de árabes musulmanes sobre el resto de musulmanes y de musulmanes sobre los cafires (no musulmanes), formándose así un cóctel ideal para todo tipo de conspiranoias, abusos, totalitarismos, guerras y terrorismos. En esa mezcolanza de Religión y Política, tierras santas y lenguas sagradas, Israel y los judíos, una vez más, está en el epicentro de los conflictos, de los cuales, seguro, les harán responsables.

La irrupción estadounidense

Los estadounidenses vienen con una narrativa distinta de la europea muy influida por un grupo que siempre ha sido clave en los cambios de ciclo generacional estadounidense: los cristianos evangélicos. Como herederos de la tradición puritana, ajenos a los intereses del Estado y aceptando como única autoridad en temas de Fe al texto bíblico - casi una cuarta parte del cual es profético -, casi de inmediato dedujeron que Israel volvería existir antes de la segunda venida del Mesías y por eso son tan forofos de Israel; consecuentemente, no son supersesionistas.

Los evangélicos fueron determinantes en la victoria de Trump y muchos en su gabinete lo son y asesoran al presidente en asuntos de Fe

Los evangélicos estadounidenses tienen la ventaja de que su país siempre ha separado Religión y Estado, nunca ha perseguido a los judíos, que son muchos y tienen allí excelentes escuelas rabínicas, y que disponen de las mejores universidades del mundo, con lo cual, sus teólogos (no confundir con ciertos predicadores televisivos) dominan el texto bíblico como pocos, siendo esa experiencia académica muy útil para entender el Islam.

Finalmente, los evangélicos fueron determinantes en la victoria de Trump (o en que no ganara Hillary) y muchos en su gabinete lo son y asesoran al presidente en asuntos de Fe (ver enlace con interesantes anécdotas). Tema distinto es lo que saldrá de todo esto, que riesgos hay muchos - no nos extenderemos más-, pero en principio promete pues su primer viaje a Oriente Próximo no ha salido mal y no ha habido Götterdämmerung en sentido coloquial, ni tenido que entonar un funeral wagneriano para Sigfried o la Obertura del Tonto de Supertramp, aunque todo se andará, que dirían desde el Establishment.

Y bien, tras este largo artículo, ¿Ustedes cómo lo ven? ¿Llegaremos a conocer la verdad que hay detrás de todos estos conflictos o será la demografía la que imponga un nuevo orden?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba