OPINIÓN

Erdogán e Israel, dos caras y dos monedas

Erdogán gobierna Turquía desde 2003, un año clave, pues en él se decide eliminar tres ceros a la moneda creando una nueva lira. ¿Y cómo ha ido?

En tiempos pasados, cuando el soberano hacía declaraciones antisemitas, lo mejor que uno podía hacer era vender los bonos de ese Estado, pues aquello era un signo casi seguro de que las finanzas públicas iban mal, se intentaba hacer chantaje a algún banquero judío y la consecuente crisis cambiaria era previsible. Hoy, por supuesto, las cosas son más complejas, vamos progresando, la actividad bancaria no está estigmatizada como antes y ya no solo la realiza una minoría sometida, así que el chantaje desde "lo público" sobre el sector bancario se hace de otra forma; luego están los conspiranoicos, pero a esos se les echa de comer aparte.

Erdogan y sus cosas

En Oriente Próximo y en el neo-comunismo bananero el tema es distinto, que estos van para atrás en casi todo, y así les va, y nos va, que la demografía se impone como ley inexorable que es. El caso es que el gerifalte turco, con esa fantasía otomanista que tiene, le dio por hacer un llamado a la Umma para que acudieran en tropel y se congregaran en  Jerusalén, que por lo visto se cree el califa del Islam. Su llamamiento fue un fracaso, ya que, salvo el ISIS, que también tiene su califa, y sus convocados, los musulmanes están a otra cosa, a impactar Occidente de otra forma.

Como aquello no salió bien, luego forzó una reunión con Trump antes de que visitara Arabia Saudita e Israel, que igual cree que con semejantes acciones convencerá a alguien de que es él quien marca la agenda del presidente norteamericano en Oriente Próximo. Una vez más, cuando un líder de un país "menor" dice que va a arreglar aquello, y por aquí hemos tenido a Moratinos y Margallo, o incluso a Cameron y Hollande, toca examinarle en previsión de futuras sorpresas y como él mira a Jerusalén, hoy le compararemos con Israel.

La cara y la cruz

Erdogán gobierna Turquía desde 2003, un año clave, pues en él se decide eliminar tres ceros a la moneda creando una nueva lira. ¿Y cómo ha ido? Pues mal, en 2005 la moneda israelí valía cerca de 4,4 shekels por dólar y la turca 1,4 liras por dólar; hoy, tras catorce años de Erdogán en el gobierno, ambas monedas están casi a la par.

Turkish Lira vs Israeli Shekel.
Turkish Lira vs Israeli Shekel. L.R.

Cuando me preguntan para qué sirve la teoría sobre los ciclos generacionales, uno de los ejemplos que pongo (de muchos) es el de Turquía, pues gracias a ella pudimos decir en 2013 que no era un buen sitio para invertir, ya que su ciclo kemalista había terminado y empezada un siglo (o ciclo) otomanista, con un orden social, político y económico en el que el pensamiento dominante, como en el resto del Islam, sería el islamismo, del cual Erdogán es un claro ejemplo. Como las monedas de los países son un reflejo de sus virtudes y defectos, la debilidad de la lira turca irá a peor y si quieren ver el patrón devaluatorio lo pueden hacer clicando este enlace.   

Parecidos razonables

Siempre se puede encontrar semejanzas entre dos pueblos, tema distinto es las conclusiones que de ahí se extraigan y, sobre las semejanzas y diferencias de Israel con otros países se podrían escribir bibliotecas, pero lo que está claro es que en el tema de la hiperinflación y la moneda - aquí hemos visto todos los casos relevantes - todos los pueblos somos muy parecidos

Turkey vs Israel - Inflation.
Turkey vs Israel - Inflation. L.R.

El caso es que ambos tuvieron su hiperinflación y cambiaron sus monedas, con las típicas quejas de la población sobre ambas situaciones pero hoy, mientras los israelíes se quejan de su situación - la moneda fuerte es para ahorradores, trabajadores, un buen uso de recursos, etc. -, y tienen una deflación buena, los turcos, gracias al mesianismo político en el poder, se quejan de la inflación y, lo que es peor, podrían asomarse al abismo hiperinflacionario venezolano. Por eso, cuando oigan por aquí a un político que habla de soberanía monetaria, salirse del euro y otras piromanías, no duden de que están ante un sociópata que pretende robar en masa.

A esa mala situación en ciernes hay que añadir que la estructura económica turca es la propia de un sistema bastante inestable, como lo demuestra el hecho de que desde 1980 han tenido cinco recesiones profundas por una suave, aunque prolongada, de los israelíes. Las causas son de interés (sobre todo académico), pero no entraremos por temas de espacio.   

Turkey vs Israel - GDP.
Turkey vs Israel - GDP. L.R.

Desequilibrios relativos

En las finanzas públicas, donde no hay datos fiables antes del 2000, todo un signo, Turquía parece mejor, pero es el típico caso de "alivio" (o ilusión) inflacionario; mientras, a los israelíes les toca cabalgar y ajustarse a pelo, sobre la economía real, sin engaños.

Turkey vs Israel - Pub Deficit.
Turkey vs Israel - Pub Deficit. L.R.

Esa mayor inflación y menor déficit público deja al Estado turco en mejores ratios que al israelí; tema distinto es como están los ingresos y los patrimonios de los turcos y residentes que no chupan de la casta islamista. Luego está el problema turco de la financiación exterior de su Estado y del país dada su  adversa perspectiva cambiaria, dejando a Turquía limitada a un ahorro interno castigado por la inflación (20 veces la israelí en 2017); "nada, imprimimos moneda, que semos soberanos, oyes", que es como empieza la espiral hiperinflacionaria.

Turkey vs Israel - Pub Debt.
Turkey vs Israel - Pub Debt. L.R.

El equilibrio exterior

Aquí es donde se ven los resultados del buen hacer interno, tema en el que siempre insistimos, y el caso israelí lo vimos en el león de Judá con sus reformas comenzadas a finales de los 70's. Destruir sacrificios pasados es fácil y rápido y Turquía está en ello, sobre todo desde que el equilibrio anterior (1995-2003, siguiente gráfica) se rompió con Erdogan a partir de 2003 y peor se ha puesto tras el extraño golpe del 2016, el derribo del caza ruso, etc. que dañan su turismo y sus negocios internacionales, echando más combustible a todo lo anterior y ahuyentando a la inversión exterior que podría compensar ese déficit de transacciones corrientes internacionales.

a06-Turkey vs Israel - Trade Balance
a06-Turkey vs Israel - Trade Balance

El largo plazo

Cualquier inversión exterior está fuertemente condicionada por la estabilidad cambiaria y en esto, está claro que Israel ha conseguido una gran ventaja comparativa sustentada por su avanzada y pujante economía interna. El caso turco es el opuesto y además, tras catorce años de gobierno de Erdogán, hoy Turquía está dividida políticamente entre, por un lado, su parte occidentalizada y la zona curda y, por otro, el islamismo, que domina la geografía central con casi el 50% de los votos totales, logrando mayorías aplastantes en el Parlamento; ante esa situación política y económica, la opción de aventuras exteriores sobre un territorio que controló casi un milenio es una tentación creciente, territorio al que no denominó Palestina, por cierto.

Turkey vs Israel - Currencies results.
Turkey vs Israel - Currencies results. L.R.

Donde Israel no tiene ventaja a largo plazo es en la demografía y los cambios en la civilización islámica que les circunda, siendo solo cuestión de tiempo que vuelvan a padecer un intento de aniquilación, aunque esta vez devolverán el golpe. Mientras tanto, Israel es uno de los mejores lugares del Mundo para hacer negocios, un Mundo, Israel incluido, donde la conformación de liderazgos, una tarea de todos, es cada vez peor, como hemos podido comprobar aquí recientemente o antes en Europa y Estados Unidos. Ese es el verdadero problema de fondo y que tantas desgracias nos traerá a futuro. ¿Y Ustedes, si hubiera que votar, qué cara prefieren?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba