Macro Matters

Confianza y daño político

España padece un nivel alto de desconfianza en sus políticos que viene de la convicción general de la ciudadanía, contrastada tras décadas de mal gobierno, de una mala forma de gobierno. Dicha desconfianza es medida y recogida por las distintas encuestas que se hacen sobre el particular, siendo las más notables las del CIS y que no utilizaremos hoy por toda la polémica que las envuelve, otro ejemplo más de que el estamento político no quiere que seamos un país serio.

El agravamiento de la anterior situación lleva a que dicha desconfianza en los políticos se traslade a las instituciones, llegándose, que es lo previsible, a una crisis política grave, tal y como espera el espectro radical del arco político. Así, la "izquierda" y los nacionalistas, han hecho un excelente trabajo difamando a nuestro país, con la clara y delirante intención de que pierda la confianza en sí mismo y no pueda superar sus trances históricos.

Es en ese contexto donde se inscribe el actual empeoramiento de la "confianza", producto del actual impasse político, con más de tres meses de gobierno interino tras las elecciones generales del pasado 20 de diciembre. Como la pérdida de tiempo y oportunidades en discusiones sobre fantasías políticas ha sido la norma de nuestra oligarquía de partidos en los últimos cuarenta años, estos tres meses de promoción de Pedro Sánchez & Cía. nos parecen hasta normales. El problema surge cuando esa pantomima afecta al crecimiento económico, que es lo que trataremos de calibrar hoy.

El daño a la "confianza"

Eso es lo que muestra el indicador adelantado de la OCDE (siguiente gráfica), donde la confianza tanto de "consumidores" (línea granate) como de "empresas" (línea azul) hizo tope en mayo de 2015, tras las elecciones municipales donde el PP se derrumba y reacciona pesimamente mal a su incompetencia política y sus casos de corrupción.

El indicador de confianza empresarial, que es denominado de "manufacturas" por la OCDE para abreviar y donde la "normalidad" es el 100%, muestra que, tras ese techo de mayo 2015, que detiene el ascenso continuado desde 2012, iba empeorando muy poco a poco hasta que las elecciones generales últimas agravan su caída;nada alarmante mientras no baje del 100,5 pero el deterioro está ahí.

Como saben, la confianza empresarial es clave en el ciclo económico, así, en la fase de recuperación, aunque el crecimiento económico sigue siendo negativo, es la confianza empresarial el factor determinante para dejar la recesión. Igualmente, en las subsiguientes fases su agotamiento puede acortar la duración de las mismas adelantando la siguiente recesión, pudiendo incluso agravarla una vez ocurre; puro sentido común, por lo demás.

Confianza económica española

No conocemos el componente político de la "confianza", pero si podemos extraer la parte económica y para ello me centraré en los resultados sobre cómo ven la tendencia de la situación económica futura (siguiente gráfica) y lo que se aprecia, aparte de estar a un buen nivel y de su volatilidad, son máximos y mínimos crecientes en los consumidores y una corrección de la euforia veraniega de los industriales, pero nada concluyente en términos de un empeoramiento de la confianza económica.

Un tema interesante es la forma acertada como evalúan los consumidores el panorama económico. Si se fijan, tras el 11S (2001) entra en zona negativa, que empeora con aquella crisis y mejora con la recuperación del 2003 y, con esa experiencia, en 2004 no vieron tan crítico para la economía el 11M, aunque sí el gobierno siguiente de ZP, con su exuberancia crediticia y sus políticas reformistas y "progresistas" de "cambio". Está claro que la izquierda tiene un problema para crear confianza económica en los consumidores y, cuando se lo comentas, te llaman PPero, fascista, ya saben, lo usual, aunque saben que no es cierto, como si difamándome fueran a cambiar la realidad contrastada de sus miserias intelectuales.

Luego están las expectativas de los "industriales" sobre la tendencia económica futura - distintos del sector construcción - sobre la tendencia económica futura (línea azul gráfica anterior), que son buenas y, mientras no baje de 5, el nivel es el lógico para esta fase de expansión que todavía disfrutamos, pero ya saben, "hoy hace un buen día y ya verás como viene un político y lo fastidia".

En cuanto al resto de sectores, todos mantienen unas expectativas de mantenimiento futuro de la actual situación y, marcando una diferencia, como era de esperarse, el sector de la Construcción, que está a un nivel malo pero estable, que "lo de antes no volverá", como todos sabemos.

Surge así la pregunta: ¿Si las expectativas sobre la tendencia futura de la economía son buenas, de donde viene la caída de la confianza de consumidores y productores? Para mí está claro: de la Política, de las expectativas sobre la tendencia futura de la Política, es el daño político; daño a corto, que a largo plazo nos han hecho mucho y solo hay que ver la demografía o el paro estructural secular que es toda una anomalía histórica.

¿Una paradoja política?

¿Cómo es posible que los españoles, que son capaces de evaluar correctamente la situación económica y que están haciendo correctamente sus deberes en ese área, "elijan" unos políticos tan malos? Pues porque no eligen nada, sino que les obligan a votar unas listas de partidos estatales en un sistema proporcional que da escaños a pirómanos y cuya degeneración sistémica le es intrínseca, una degeneración que además está en una fase bastante avanzada y que explica casos como los de Zapatero, "Pepiño", los nacionalistas, "la Colau" o la tropa municipal de Madrid y Barcelona, por solo citar dos de nuestras metrópolis del "cambio".

Hablamos entonces de un tema bastante grave, pues al tener que tomarse en los próximos años decisiones muy difíciles en materia presupuestaria con un sistema que impide a los contribuyentes netos hacer los ajustes correctos, la crisis institucional está tan asegurada como la incompetencia de quienes deben tomar las decisiones, asegurándose también la no aceptación de dichos ajustes por parte de sus principales víctimas, pudiendo ocurrir, al final, casi cualquier cosa. Ante ese panorama, es lógico y normal esperar una crisis grave de confianza que, si no se remedia, hoy solo está en sus comienzos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba