OPINIÓN

Castas y empleo en España

De ese período "fundacional" se arrastra, además de la forma de hacer política, el hacer creer que la situación de la oferta es la misma que cuando Franco y la anomalía de tener un mercado laboral rígido en la contratación estable y en los salarios.

El presidente de la patronal de empresarios, Joan Rosell, y Fátima Báñez.
El presidente de la patronal de empresarios, Joan Rosell, y Fátima Báñez. EFE

La semana pasada, el candidato a ser investido Presidente del Gobierno central dio en su discurso una importancia preponderante al empleo. Lamentablemente, lo que empezó bien duró poco y una vez más, la parte más populista de la casta, los nacionalistas y, sobre todo, los neo-comunistas, estuvieron embistiendo como siempre, con sus rancias poses, eslóganes, delirios y de más trucos de listillos sin oficio ni beneficio, que viven del cuento a costa del contribuyente sin rendir cuentas por sus actos, y siempre con la excusa de Franco; solo faltó el pequeño Nicolás. Para colmo, tras el progre-sismo de ZP2, Mariano Rajoy participó complacido del circo y les siguió su juego ruinoso, dejando los intereses ciudadanos fuera del Congreso. Afortunadamente, España no es así.

La buena noticia

A diferencia de esa casta, el sector privado hace sus deberes y sigue creando empleo, haciendo que esa posibilidad, que analizamos la semana pasada, de que la expansión se agotara, se aleje en el tiempo, consiguiendo que los datos de empleo del tercer trimestre mejoraran y aumentando la tasa de crecimiento interanual medida trimestre a trimestre. Es cierto que hay riesgos políticos internacionales, pero también lo es que 2017 es año electoral en Europa, nuestros principales clientes, y eso añade cierta tranquilidad a muy corto plazo, cosa que aprovechará la casta para seguir con su cancamusa, que diría Villanueva.

Employment growth in Spain.
Employment growth in Spain. L.R.

Empleo en democracia

Que es la muletilla que ha impuesto la casta política y que, aparte de su incorrección lingüística, sabemos que es mentira, pues no hay ni representación del elector ni división de Poderes, algo que, consecuentemente, se traduce en delirios políticos y corrupción. Si fuera una Democracia, tratarían nuestros problemas, se parecerían a nosotros y, obviamente, no habría tantos saltimbanquis y delincuentes, que muchos parecen salidos de un casting de Torrente.

GDP growth and Employment growth in Spain.
GDP growth and Employment growth in Spain. L.R.

El caso es que, a pesar de las deficiencias estadísticas, cuando se estudia la tasa anual de crecimiento del PIB real y la del empleo, medidas trimestre a trimestre, se observa, además de que la última crisis ha sido peor que la de los 70's, que hay al menos cuatro períodos importantes y todos ellos bastante malos para el español medio; o sea, nosotros, que somos los sujetos pasivos de los inventos y corrupciones del establishment.

El primer período es aquel en que se establece la actual forma de gobierno, es decir: la actual "oligarquía de partidos estatales con un sistema electoral proporcional de listas de partido", que es el mismo que encumbró a Chávez, Hitler, Mussolini y al citado gamberrismo político en el Congreso. Desde entonces nos pegan el timo del modelo nórdico (como en Latinoamérica, que vimos es imposible) cuyo último promotor ha sido ese miembro de la casta política y académica que es Verstrynge, ¡y ha colau! El resultado más cruel es de esta mala forma de gobierno es el destrozo demográfico de todos conocido.

Transicionismo y mentalidad franquista

Para colmo, hemos vivido recientemente una estampida de chupópteros del PSOE a Podemos y del PP a Ciudadanos, que es calcada de aquella de los "falangistas" durante la Transición, en otra demostración de que padecemos el mismo orden momiocrático implantado entonces, ese que algunos quieren regenerar o derribar para imponer una oligarquía totalitaria, sea nacionalista o neo-comunista.

Durante la Transición se vivió la "anomalía" de que la Economía crecía y destruía empleo por la peculiar reconversión industrial, nuevas cargas sociales y fiscales, etc. Entonces se venía de un sistema nacional-católico obsesionado con el empleo y había moneda propia; hoy, los saltimbanquis que asesoran a Maduro, mucho peores en Economía que la casta de la Transición, en su delirio y su pre-golpe al Congreso rodeándolo, quieren volar el Euro y/o la unidad de España. De locos.

Ese período primero lo conocen y solo señalaré que hay un efecto secular, que tratamos en "Remuneraciones y Ciclo Largo" (les doy el título pues hay problemas con los enlaces que espero se solucionen), consistente en que, en la segunda parte del ciclo largo, que empezó a mediados de los 80's, la Oferta (el trabajador es oferta laboral) pierde progresivamente capacidad de negociación y de ganancias extra-económicas, pues la Economía ha ido adaptándose sin problemas a las necesidades del la Demanda; un proceso que, al final, produce deflación.

De ese período "fundacional" se arrastra, además de la forma de hacer política, el hacer creer que la situación de la Oferta es la misma que cuando Franco (otro engaño más) y la anomalía de tener un mercado laboral rígido en la contratación estable y en los salarios, dos cosas imposibles en una Economía abierta que necesita importar materias primas y, por tanto, exportar. En Japón, por ejemplo, se evita despedir, pero compensan esa rigidez con alta tecnología, defensa comercial y un componente variable en los salarios, además de Educación, orden, disciplina, respeto, responsabilidad, trabajo en equipo, honestidad y un largo etcétera, mientras que aquí, las castas (incluida la sindical) y sus medios de masas, públicos y privados, fomentan justo lo contrario, con especial atención a sembrar cizaña; luego nos quejamos de la precariedad laboral, simple efecto del expolio político.

Posteriormente, de 1996 al 2006, el empleo creció artificialmente más que el PIB real gracias a la burbuja inmobiliaria. Explotado el globo, se han tenido que corregir algunas rigideces del mercado laboral en el peor momento, aunque sigue pesando que se tengan que destruir empresas para ajustar el coste salarial medio en tiempos de crisis. Los efectos sobre el bienestar de cuarenta años de nuestra mala forma de gobierno los conocemos y padecemos día a día.

Castas y Salarios

Como al establishment nuestras calamidades laborales no le afectan y, si hacen un ajuste temporal de salarios en "lo público", como en el de 2012, no lo hacen progresivo y quitan una paga extra a todos, sea a Artur Más, que entonces ganaba casi 140.000 euros año (Puijdemont se lo subió a 145.000), igual que al funcionario que gana mil y pico al mes y al que usan de excusa para subirse el sueldo después. Similar método usarán con las pensiones (que no se pueden pagar por su mala gestión) donde, en vez utilizar el sistema progresivo que propuse en 2010 en "El ajuste que impondría a España el Fondo Monetario Internacional", artículo que lamentablemente no se debatió para buscar soluciones y adaptarse a lo que vendría y solo sirvió para que me insultaran. Para colmo, por electoralismo, esa mala estructura salarial se ha separado más de la del sector privado, en un Estado descontrolado con una insuficiencia fiscal grave y estructural.

Labour cost and CPI in Spain.
Labour cost and CPI in Spain. L.R.

Termino señalando que aunque el debate sea malo, lleno de insultos y se utilice nuestro trabajo como arma arrojadiza por los causantes de nuestros males, no tiraremos la toalla y próximamente haremos lo que ellos no hacen: intentaremos ver lo que podría dar de sí en términos de empleo "nuestro" sistema económico, buscando que les sea útil en sus previsiones vitales. Hasta entonces, esperemos que no nos lo pongan peor.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba