Macro Matters

Cainismo y regeneración fallida

El cierre económico de 2015, año del mejor momento del ciclo económico, nos muestra una verdad palmaria: esta Economía con esta forma de gobierno no es viable. Su destino es, como previmos, la quiebra estatal que, salvo contingencias y gracias a Draghi, podría demorarse unos diez años. Por ello hoy, con un enfoque más bien sociológico, exploraremos dos de las causas políticas de ese fracaso histórico.

El cainismo

Sin lugar a dudas, Caín es un personaje con un peso importante en nuestro inconsciente colectivo y releer su historia aún produce cierta inquietud perturbadora. De él se han escrito ríos de tinta con demasiadas elucubraciones sin base en el texto bíblico que, teniendo su interés, escapan del alcance de este blog. Lo cierto es que el tema va más allá de las conductas fratricidas que tanto abundan en nuestro país.

¿Se imaginan que en el mundo académico, científico o empresarial se funcionara con esos criterios criminales?

Como recordarán (sino, enlace al texto) Caín y Abel hacen sus ofrendas a Dios y "El Señor miró con agrado a Abel y su ofrenda, pero no miró a Caín ni su ofrenda", cosa que este último se toma bastante mal. YHWH le instruye indicándole que si obra bien será feliz y evitará los lastres del pecado. ¿Tras esa instrucción, qué hizo Caín? Pues invita a Abel al campo y le da el paseillo.

Tenemos pues a dos hermanos, los dos conocen La Verdad de un tema, que "encuentra" uno de ellos, y el otro, en vez de alegrarse, no soporta su existencia y lo mata. ¿Se imaginan que en el mundo académico, científico o empresarial se funcionara con esos criterios criminales? No es que no padezcan el cainismo, pero al ocurrir en el ámbito privado, aunque empobrece la Sociedad, es menos dañino que el de los políticos que padecemos.

Cainismo político.

En general, las cosas han mejorado algo, ya "nuestros" chicos no secuestran ni dan tiros en la nuca, sin embargo, continúan los actos deleznables, como los escraches, la manipulación del fútbol con fines políticos, comentarios del tipo QSJ, o el bulling a los hispanohablantes (castellano, el del enlace), como el institucionalizado a Doña Ana Moreno, o esos trolles en los medios, como el psicópata que dedica sus jueves a difamarme, y todos, aunque no matan, tratan de destruir la vida del prójimo cuya existencia no soportan.

Mención especial merece la incapacidad patológica de la "izquierda" para soportar al PP que, en la práctica o en la dogmática, les lleva a ser siervos del nacionalismo, esa ideología que ha causado dos guerras mundiales y rivaliza en muertos con el Comunismo, fin último de nuestros "progresistas". Con ese resabio psicológico se lanzan a echar abajo todo lo hecho por el PP, que a ver, no pueden ser tan "buenos" para haberlo hecho todo mal, algo habrán hecho bien ¿no?; como con ZP, dogmatismo y bandazos.

También hay cainismo en el PP, pero es más para adentro, no tan bruto y suele venirles de creerse que son Abel y al final, en su miopía, cercenan a sus mejores talentos, cometiendo errores graves, como su "coqueteo" con el boicot a productos catalanes y cuyo fracaso demuestra que los españoles somos mucho menos cainitas que nuestros políticos. En el juego perverso del cainismo, la "izquierda" y el nacionalismo siempre ganan, como en el bochornoso 11M o en la manipulación de la ley de memoria histórica, por citar solo dos ejemplos.

En vez de buscar civilizadamente la Verdad y el orden en el caos, propician el caos para traer un orden totalitario

Sin duda, la "izquierda" española y el nacionalismo son mucho más hábiles y salvajes que la derecha actual. Entre sus ideólogos y primeros espadas hay verdaderas bestias pardas que, para colmo, vienen creyéndose que son Prometeo que nos trae el fuego de los dioses y en su delirio, como no soportan a los españoles, pretenden cambiarnos a fuerza de maltratos, propaganda y de sustituir la Verdad por un invento, encumbrando a liberticidas profesionales (el caso más conocido) financiados por gobiernos totalitarios. Así, en vez de buscar civilizadamente la Verdad y el orden en el caos, propician el caos para traer un orden totalitario.

Sistema electoral y regeneración fallida

¿Y quién decide cuál es la verdad política? Porque Dios no va a bajar a darnos la clase. Pues, Vox Populi, Vox Dei. No hay otra forma, los ciudadanos deben elegir representantes que diriman esa cuestión, pero eso hoy en España no ocurre, pues se nos obliga a votar listas en un sistema electoral proporcional donde hasta los caníbales obtienen escaños y subvenciones, el mismo sistema que encumbró personajes como Mussolini o Hitler y que entonces, como ahora, ya se veía que algunos eran verdaderos desequilibrados, delincuentes sin escrúpulos capaces de cualquier cosa con tal de alcanzar el Poder.

Como sabrán soy partidario de la Teoría Generacional de Howe y Strauss, entre otras cosas porque la falsé en extenso en las Eras de Hispania. Ella nos dice que estamos en ese cambio de ciclo generacional que se da cada cien años, más o menos. Basándome en ella diría que una regeneración fallida sería aquella en la que, en el cambio de ciclo, se producen pérdidas de población, de territorio, la quiebra del Estado con ruina general, el cambio de la forma de Gobierno (Dictadura, Oligarquía, Democracia) e incluso de la forma de Estado (Monarquía o República), tal como lo corrobora nuestra historia desde al menos 1714.

En la raíz de nuestro fracaso político actual están el cainismo y nuestro sistema electoral

En la raíz de nuestro fracaso político actual están el cainismo y nuestro sistema electoral, con esta partitocracia ruinosa que no quiere que elijamos representantes y que la Sociedad Civil proponga soluciones, para así seguir con su juego cainita que va camino de producir una regeneración fallida, con todos los sufrimientos que ella implica.

No tendríamos porque terminar mal, incluso con el empeoramiento económico internacional y, aunque se debió actuar antes y se requeriría una Gran Coalición, nunca es tarde, porque más que un problema de una generación determinada, lo es de un sistema político y unos valores que se retroalimentan en su perversión, producto del espíritu cainita de una época que debemos superar civilizadamente entre todos. Hagámoslo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba