Libertad 2.0

El ocaso de Pablo

¿Va estando ya claro que este hombre, además de narcisista y prepotente es tonto?”. Quien así se expresa en referencia a Pablo Iglesias es el catedrático de Ciencias Políticas, Ramón Cotarelo, director de tesis de Juan Carlos Monedero y ex profesor de Iñigo Errejón y del propio Pablo Iglesias. Y lo hace justo después de que Coleta Morada atacase a la prensa al modo y manera de Hugo Chávez, pero sin el carisma y liderazgo de éste. En realidad, Pablo Iglesias perdió los nervios. Le pudo su soberbia. Se cree el elegido para conducir al pueblo, a la gente, al paraíso populista. No por casualidad el episodio tuvo lugar durante la presentación de un libro titulado “En defensa del populismo”.

Los vientos ya no soplan a favor de Iglesias, a cuyo ocaso, antes de ser engullido por los suyos, estamos asistiendo

Lo que no se esperaba el líder de Podemos, formación a la que todas las encuestas auguran una caída importante en las próximas elecciones que sus dirigentes pretenden evitar engullendo a Izquierda Unida, es la reacción de los periodistas. Los mismos que llevan lamiéndole las botas, consciente o inconscientemente, desde hace meses. Esos que hablaban del sabio “profesor universitario” para referirse al chisgarabís que no ha obtenido plaza por oposición, sino por enchufe, y al que le faltan muchas lecturas. Ni siquiera las tímidas disculpas “a quien haya podido sentirse ofendido” han bastado para que amaine el temporal. Y es que los vientos ya no soplan a favor de Iglesias, a cuyo ocaso, antes de ser engullido por los suyos, estamos asistiendo.

Verán, es posible que Podemos consiga absorber, en contra del criterio de personas como Gaspar Llamazares, a Izquierda Unida. Pero es dudoso que el millón de votantes de IU se pase en bloque a los morados. Y que estos mantengan sus cinco millones de votos. La absorción pasará factura a ambas formaciones. De ahí que incluso el sorpasso a un PSOE decadente y menguante, que volverá a ser cuarta fuerza en Madrid, no sea algo tan evidente. Y es que, como sostienen los sociólogos, en esto de las elecciones y la Ley D’Hondt, uno más uno no son dos. Pero es que, además, hacerlo supondrá que en el gallinero que es Podemos entren los bien formados, jerarquizados y organizados cuadros del PCE. Unos cuadros que de momento se oponen a la absorción. Como también lo hace Cayo Lara. Julio Anguita es el gran muñidor. La fusión, además, supondría rehacer las listas electorales. Cuando Pablo Iglesias, temeroso de haber perdido poder, no quería repetir primarias. ¿Cómo explicará Iglesias ese asalto a los puestos de salida a los participantes en los cada vez más vacíos círculos? Además, está en el aire qué harán las mareas, unas confluencias que Iglesias no ha conseguido domeñar. Es lo que tienen los partidos-movimiento cuando falla el líder.

Asaltar los cielos requiere que te voten las clases medias, Pablo. Eso lo sabe hasta Nicolás Maduro

Pero es que, incluso consiguiendo el sorpasso, Iglesias, al engullir a Izquierda Unida y andar de telonero-pelota de Arnaldo Otegi, ha renunciado a la transversalidad, propia del populismo, para pasarse al izquierdismo clásico, al Frente Popular. O si quieren, al Pacto del Tinell. Podemos ya es uno más de ellos. Algo que nada tiene que ver con el movimiento de Hugo Chávez o de Marine Le Pen, por citar a dos insignes populistas que supieron ganar votos a todos los lados del espectro político. Asaltar los cielos requiere que te voten las clases medias, Pablo. Eso lo sabe hasta Nicolás Maduro. Con Otegi y Garzón lo más que asaltarás será la casa común de la izquierda. Pero no el poder.

Precisamente, es el defenestrado y más pragmático Iñigo Errejón el que defiende dicha transversalidad –la que permitiría pactar hasta con Ciudadanos - y la construcción de un partido de arriba abajo, al modo y manera de los tradicionales. Pero Pablo, quien jamás ha sido el Mesías que se cree que es, ha preferido el asamblearismo de las mareas, el leninismo de Monedero. Un movimiento éste de Iglesias que desplaza sociológicamente a Podemos hacia la izquierda, dejando de nuevo el centro-izquierda libre para un PSOE que será incapaz de darse cuenta, porque sus dirigentes son unos incompetentes. Y abrirá la posibilidad a Ciudadanos, otros que tal bailan, de consolidarse como alternativa de izquierdas, que es lo que siempre tuvo que ser. Y que es lo que gustaría ser a buena parte de su dirección.

PD La fiscalía pide pena dos años y medio, o sea, de  ingreso en prisión, a dos periodistas del diario ABC por hacer bien su trabajo. La juez del Juzgado de Instrucción número 53 ha ordenado la apertura de juicio oral. Se trata de que los mensajeros paguen la incapacidad de la judicatura para poner freno a las filtraciones. Algo inadmisible en democracia.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba