OPINIÓN

Una alternativa liberal para el PP de Madrid

A un liberal le duele que comparen a un genio como Hayek con un peligro como Marx, o que se proclame sin complejos que la política no son ideas sino gestión, y además en estos tiempos tan podemitas … donde la gente necesita más que nunca referencias y referentes.

Luis Asúa en un acto del PP de Madrid.
Luis Asúa en un acto del PP de Madrid.

Perdido todo el contacto como decían en las películas, al parecer lo que más sorprende en el equipo de Cifuentes es mi reiterada afirmación de que representa la corriente de centro izquierda del Partido Popular. 

Trataré de explicarme en esta columna, pues es importante para los casi once mil afiliados que se han registrado para votar el próximo domingo 12 de marzo. Hoy Cristina afirma que es de centro-centro lo cual recuerda más a un local municipal que una posición ideológica, pero dejémonos de ironías y vayamos al grano.

Para rematar esa campaña, el día anterior, el 6 de marzo, un diario gratuito describía a Cristina Cifuentes como progresista con imagen de pretoriana

Un periódico de tirada nacional titulaba en tiempos más tranquilos, hace un par de años, exactamente el siete de marzo de 2015 un perfil que la describía como “cercana y progresista”.  En el artículo se hablaba de su conexión con el electorado de centro izquierda. Voz Populi, en la misma fecha (no hay coincidencias en política), titulaba su perfil como “Cristina Cifuentes encabeza la única corriente de tinte socialdemócrata existente en el PP de Madrid”. Para rematar esa campaña, el día anterior, el 6 de marzo, un diario gratuito la describía como progresista con imagen de pretoriana.

De cara a las elecciones internas, en las que los afiliados del PP de Madrid dilucidarán la presidencia del partido, parece que no interesa ser de centro izquierda, progresista o socialdemócrata porque el electorado es mayoritariamente el que mi candidatura representa en estas primarias: el centro derecha liberal, esencialmente influido por el humanismo cristiano que pone a la persona en el centro del esfuerzo político; es decir, heredero de la corriente de pensamiento que más ha hecho por la humanidad desde aquel cada vez más actual Sermón de la Montaña que puso los pilares de lo que entendemos por civilización cristiana. Podemos ser muy relativistas, pero es difícil no reconocer que estamos ante lo mejor que ha dado la humanidad en su terrible historia, como decía Voltaire.

Creo que los derechos están ligados a la persona y no a la identidad en función de la nacionalidad, el sexo o la raza

Pero, además, hay más puntos que distinguen al centro izquierda del centro derecha. Yo abogo por la bajada de impuestos, Cristina por no subirlos. Creo en la subsidiariedad del Estado, en las privatizaciones y en la austeridad en el gasto público; todas se han parado en su gobierno cuando no han iniciado el camino de la reversión. Creo en la libertad y en el voto en conciencia, que ella negó a sus diputados. Creo que los derechos están ligados a la persona y no a la identidad en función de la nacionalidad, el sexo o la raza. Nuestros grandes valores son la libertad y la tolerancia y no las políticas orientadas a segmentar la sociedad.

Hay otras cuestiones que producen también mucho desconcierto entre nuestros afiliados. Declararse republicana en España con la nefasta tradición republicana que hemos padecido me parece que peca de superficialidad. Si además le añadimos que nuestro país tiene muy pocos aglutinantes nacionales, con un nacionalismo dual que enfrenta a izquierda y derecha, creo que es casi una obligación de un político del PP apoyar la Corona denodadamente porque nos va España en ello. Reitero, la Corona es una institución esencial para nuestra Nación y para nuestra democracia.

Duele que comparen a un genio como Hayek con un peligro como Marx, o que se proclame sin complejos que la política no son ideas sino gestión

A un liberal le duele que comparen a un genio como Hayek con un peligro como Marx, o que se proclame sin complejos que la política no son ideas sino gestión, y además en estos tiempos tan podemitas … donde la gente necesita más que nunca referencias y referentes (me refiero a una entrevista en la Sexta Noche, en octubre de 2016).

Las primarias de Madrid son unas elecciones a las que estaban convocados, en teoría, 94.000 afiliados. Pero como no se ha potenciado la participación desde el partido, sólo lo harán once mil afiliados. Son casi unas elecciones en familia y como las familias cuando se sientan a comer sabemos quién cojea de un pie ideológico o de otro.  Quiero decir que a un afiliado no hay que darle muchas explicaciones, nos conocemos hace tiempo.  Desde luego en mi PP de Madrid cabrán todas las voces y corrientes: conservadores, demócratas cristianos, centristas, liberales y por supuesto, los y las progresistas. Creo que son minoritarios y espero que estas primarias lo demuestren.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba