La tribuna de Gabriela Bustelo

Menticidio

En vísperas del 27S, España ha multiplicado su notoriedad mundial. Raro es el día en que no salimos en las portadas extranjeras. Los grandes diarios internacionales usan –y abusan– la corrección política, pero algún blog económico como Zero Hedge llegaba a preguntarse si el Banco de España estaría retirando precipitadamente sus fondos de la sucursal barcelonesa antes de las elecciones catalanas, dada la enorme cantidad de vehículos blindados que entraban y salían del edificio esta última semana.

Psicoanálisis colectivo

Quienes llevamos décadas denunciando el hecho de que la mentira forme parte de la tesitura española observamos con atención cómo la crisis estructural, al situarnos bajo los focos internacionales, está sometiendo a España a un proceso de catarsis que, en realidad, es lo más parecido a un psicoanálisis colectivo. Porque al morir Franco se anunció al mundo que España se liberaba de la mentira de un régimen dictatorial para entrar al fin en la historia de Occidente. Pero a finales de los setenta España fue secuestrada por la izquierda posfranquista que –con apoyo de una derecha auto-culpable–, nos impuso la democracia manipulada aún vigente.

La crisis está obligando a los españoles incondicionales de la mentira a aterrizar bruscamente en el planeta Tierra de 2015

Brusco despertar

La crisis está obligando a los españoles incondicionales de la mentira (tan abundantes en la derecha como en la izquierda) a aterrizar bruscamente en el planeta Tierra de 2015. El proceso es largo y complejo porque quienes debieran estar sentados en el diván de un psiquiatra no son conscientes de su trastorno. Quizá ningún hecho político reciente haya evidenciado esto tan claramente como el enfrentamiento entre Felipe González y Enric Juliana sobre el concepto de nación usurpado por la autonomía catalana. Este rifirrafe ha sido tan patético como patética ha sido la España de estos últimos 40 años, pues nos ha permitido presenciar en directo hasta qué punto la clase política y la prensa manipulan la realidad. En Cataluña esta tara nacional toma dimensiones grotescas. Pujol ‒oligarca regional enquistado durante un cuarto de siglo‒ ha convertido a buena parte de los catalanes en megalómanos mientras iba amasando, en comandita con todos sus hijos menos uno, un fortunón obsceno que podría superar los 1.800 millones de euros.

La violación de la mente

El psiquiatra holandés Joost Meerloo (que durante la ocupación nazi de su país ayudó a su gobierno y al ejército estadounidense a interrogar a los prisioneros alemanes) escribía a mediados del siglo pasado que “Las técnicas modernas de lavado de cerebro y menticidio –dos perversiones de la psicología– pueden llevar a casi cualquiera a la sumisión y la entrega. Muchas víctimas del control mental, del lavado de cerebro y del menticidio eran personas fuertes cuya mente y voluntad había sido dividida y degradada. Pese a que los totalitarios emplean su conocimiento de la mente sin escrúpulos y con fines perversos, nuestra sociedad democrática puede y debe usar este conocimiento para ayudar al hombre a crecer, a proteger su libertad y a entenderse a sí mismo.” Meerloo tituló su libro, que se vendió muy bien en los años cincuenta, con una aterradora definición del menticidio: “La violación de la mente”

Las víctimas terminales del

menticidio soberanista no saben que lo son, por lo que no creen necesitar tratamiento alguno

La desprogramación

Como es sabido, las víctimas de un lavado de cerebro deben ser sometidas a una desprogramación, pues un adepto que haya sufrido el proceso completo, desde la captación y el adoctrinamiento hasta el aislamiento y el bombardeo diario de consignas, se encuentra en tal estado de impotencia mental que depende por completo de las decisiones del líder del grupo destructivo. En España se pueden contratar servicios de desprogramación destinados a liberar a un miembro de una secta, pero la terapia es individual, tiene un precio elevado y suele aplicarse neófitos que se brindan a ello de manera voluntaria. En otras palabras, la desprogramación que están realizando en Cataluña los candidatos constitucionalistas encabezados por Ciudadanos tiene doble mérito. Las virtudes políticas de sus propuestas son obvias, pero además estarían brindando a los catalanes adeptos a la secta nacionalista una terapia gratuita y pionera, pues es un tratamiento multitudinario ofrecido generosamente a decenas de miles de catalanes captados por los líderes de la secta hace 35 años, con el agravante de las víctimas terminales del menticidio soberanista no saben que lo son, por lo que no creen necesitar tratamiento alguno.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba