OPINIÓN

Si eres joven, vete de España

Solo cuando vean que el paraíso de trabajadores preparados y baratos se acabó empezarán a pensar que quizás tener ingenieros a mil euros era insostenible.

Si eres joven, vete de España.
Si eres joven, vete de España. EFE

Haznos ese favor. No para que seamos más pobres sino para lo contrario: para ver si, con tu ayuda, conseguimos detener cuanto antes esta carrera suicida de competitividad barata que nos lleva a la ruina.

Hemos escogido el camino corto y fácil que no es el de hacer las cosas mejor o con más calidad, sino el de hacer lo mismo o peor, pero pagando menos. Y esa estrategia es la que nuestro tejido empresarial va a seguir adoptando mientras pueda.

Lo normal es que las prácticas se alarguen hasta ese máximo permitido, pagando a quienes así trabajan a jornada completa entre 650 y 850 euros netos mensuales

Puesto que la legislación laboral permite extender la contratación en prácticas durante dos años a todos los menores de treinta, lo harán. De hecho, lo hacen: lo normal es que las prácticas se alarguen hasta ese máximo permitido, pagando a quienes así trabajan a jornada completa entre 650 y 850 euros netos mensuales. Aunque en realidad el 55% empezáis con un contrato temporal aún peor.

Por supuesto, cuando la ley no les permite continuar vuelven al inicio, sustituyendo a esa persona por otra. Según datos que ofrecía hace unos días la catedrática de economía de la UPV- EHU, Sara de la Rica, menos del 5% de los contratados mediante formación y aprendizaje se quedan en la empresa; en Alemania lo hacen el 57%. Hay una clara utilización abusiva de estos contratos que tantas ventajas suponen para el empleador. El Consejo de la Juventud de España ha desvelado que el 92,2% de las nuevas contrataciones de menores de 30 años son de carácter temporal.

Mientras encuentren un joven preparado al que puedan contratar por 800 euros, no le pagarán 1.000

Es obvio que la intención de nuestras empresas más competitivas es exprimir hasta la última gota el limón laboral que les permita la actual legislación. Mientras encuentren un joven preparado al que puedan contratar por 800 euros, no le pagarán 1.000, ni le ofrecerán un contrato que les suponga el más leve compromiso. Por eso, lo mejor para España es que no lo encuentren.

Solo cuando vean que el paraíso de trabajadores preparados y baratos se acabó empezarán a pensar que quizás tener ingenieros a mil euros era insostenible. El director de la prestigiosa Escuela de Bilbao ya lo señalaba hace unos meses “Los sueldos actuales no son adecuados a la formación que tiene el titulado … son muy buenos y demandados, aquí y en el extranjero…podrían trabajar aquí, pero deciden marcharse...el sector industrial debería pensar qué ofrecer para que se queden”.

Y no solo los jóvenes, los datos mensuales de la agencia tributaria, certifican que los salarios medios en las empresas que facturan más de 6 millones al año continúan estancados, mientras nuestro PIB crece al 3%.

En los cinco últimos años, han abandonado España 578.566 extranjeros menores de 30 años y otros 363.000 jóvenes españoles se han marchado también

Así que solo tu ausencia les obligará a repensarse esta estrategia del “todo a cien” empresarial de la que España necesita escapar urgentemente, antes de que sea irreversible. Y puesto que nadie con poder va a dar ese paso, tendréis que ser los jóvenes quienes -como siempre- saquéis las castañas del fuego a este país, en este caso por el expeditivo método de no estar disponibles para que os abusen. Ya está pasando: según el INE, en los cinco últimos años, han abandonado España 578.566 extranjeros menores de 30 años y otros 363.000 jóvenes españoles se han marchado también.

Ellos te necesitan aquí, barato, sin compromisos, con tu salario de miseria subvencionado por la pensión de padres y abuelos. España, por el contrario, te necesita fuera para que espabilen, para que apuesten por una competitividad sana y no tóxica, como la actual. Y no lo harán jamás mientras te tengan a mano. Si un día te quieren que te llamen, y que te paguen. Puede que entonces regreses con ganas, con la formación que te llevaste y con el impulso de tu juventud que si te quedas se irá apagando.

Reconozco que es duro y arriesgado. Porque puede que al final te quedes allí o que no te llamen nunca porque la cosa no tenga ya remedio. Pero piensa en ti: quedarte sería aún peor. Allí incluso, si quieres, podrás tener hijos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba