OPINIÓN

La moción de censura y la donación de Amancio Ortega

Para muchos, es más importante que el servicio sanitario se preste por el Estado a que exista un servicio sanitario en sí mismo, sea público o privado. Dar más importancia al oferente es no dar importancia al demandante, al ciudadano, por eso no es de extrañar que esta visión se base en expropiar la capacidad de decisión de los ciudadanos y sustituirla por los políticos.

Ver más resultados

Volver arriba