OPINIÓN

El BREXIT educativo: ¿Out es out?

Del 1,2 millones de nacionales británicos que viven y trabajan en alguno de los 27 estados de la UE, España es el país con más elevado número de ellos.

El BREXIT educativo: ¿Out es out?
El BREXIT educativo: ¿Out es out? EFE

…Out is out (fuera es fuera) Jean Claude Juncker, Presidente de la Comisión Europea avisó horas antes del referéndum en el Reino Unido, queriendo disipar dudas cuanto antes, adelantándose a la negociación con mano de hierro que Theresa May, jefe de Gobierno británico impondría a  la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

Si esto es así finalmente, solo el tiempo lo dirá, y se irá viendo durante los dos años en los que esta negociación  se va a llevar a cabo, con un planteamiento inflexible de partida por ambas partes. No cabe duda de que Reino Unido ha demostrado sobradamente en la historia su gran capacidad de mover inteligentemente su fuerza y su diplomacia hasta conseguir sus objetivos, especialmente si sus intereses y orgullo de nación pudieran verse afectados por un resultado adverso.

Desde el referéndum (23 de junio de 2016), se han puesto en primer plano los grandes temas afectados: el control de fronteras es prioritario,  pero también se reconoce que es mucho más que eso: “ser miembro del mercado único quiere decir aceptar las cuatro libertades, libre movimiento de bienes, de servicios, de capitales y de personas, cumpliendo con las normas y reglamentos de la UE que regulan esas libertades” (Theresa May), lógicamente entendidos como servidumbres de sumisión. 

¿Pero se están poniendo sobre la mesa todos los elementos importantes? Todos, todos no… ¿Para cuándo en la agenda negociadora el complejo entramado de cooperación educativa, de innovación e investigación que se ha ido tejiendo en Europa gracias, pero no exclusivamente, a las cuantiosas ayudas de financiación europeas?

Después de los dramáticos últimos acontecimientos, cuando se forme el nuevo gobierno volverá a  encenderse el debate sobre esta cuestión: las Universidades y los centros de investigación obviamente lo protagonizan, con inquietud, provocando una reflexión sobre el desenganche definitivo de las estructuras europeas alertando sobre un futuro en el que no se advierten previsiones para que todos los elementos afectados encuentren un nuevo reajuste hoy por hoy, incierto.

La pérdida del gigante británico es un duro golpe para la Unión Europea y sería de desear un buen resultado en ambos lados negociadores de la mesa. No solo sus organizaciones públicas y privadas de investigación (laboratorios, empresas, industria), también las potentes universidades británicas son un imán muy atractivo para estudiantes y graduados europeos que pueden disfrutar en ellas de un excelente itinerario formativo con opciones a la carta: grado, postgrado, máster… y  “en inglés”, término que para las familias españolas sigue siendo un nuevo El Dorado.

Tabla 1.
Tabla 1. I.C.

A ello se añade que muchas Universidades también son poderosos centros de investigación, básica y/o aplicada nutridos   por la tradición histórica de su vinculación industrial, pero también por: la acumulación de talento de estudiantes, profesores e investigadores internacionales, por su simplicidad burocrática, y también la amplísima financiación europea, respaldada sobre su indudable solvencia. ¿Van a poder acceder libremente a titulaciones inglesas y a puestos de investigación ciudadanos de países de la Unión Europea post-brexit? ¿Los proyectos y financiación europea comprometida continuarán?

Al Gobierno británico se le requiere una respuesta tranquilizadora tanto para los aspectos materiales (fondos, equipamientos, instalaciones, acuerdos), como para los recursos humanos, personas “internacionales” que dan vida a todo ello y que cambiarán su estatus de  ciudadano de la Unión Europea, lo que le recuerdan supone, al menos, necesidad de visados, y otras limitaciones posiblemente en el sentido de blindar plazas o establecer cupos restrictivos, siendo esta reconversión extremadamente compleja dado el sistema administrativo de niveles visa para extranjeros (3).

El Gobierno británico repitió continuamente  “nothing will change in the next two years” (nada cambiará en los próximos dos años) y que nadie está pensando en devolver personas a sus países europeos, aunque con ello se acusaba al gobierno  (National Union of Student NUS, The Guardian,) de poder tener una cierta moneda de cambio para conseguir beneficios en los derechos de los ciudadanos británicos residentes en Europa, visión excesiva que seguramente es fruto de la incertidumbre actual.

No es menor la inquietud de los estudiantes británicos que eligen universidades  europeas para estudiar debido a las exigencias de acceso de sus universidades nacionales y a las altas tasas universitarias (se dice que las más elevadas del mundo industrializado). Las Universidades más beneficiadas son de Países Bajos y países nórdicos, especialmente Dinamarca, por su calidad pero también porque en estos países pueden vivir “en inglés”, ya que están profundamente internacionalizados, o Alemania porque con su sólida potencialidad tecnológica asegura la perspectiva de un trabajo para graduados europeos.

Es indudable que no solo los estudios y titulaciones se complican: en España se requiere homologación (otorga al título extranjero con validez en todo el territorio nacional los mismos efectos que el título o grado académico español) y/o autorización del ejercicio profesional (reconocimiento de títulos a efectos profesionales)  en numerosas ocupaciones con o sin requisito de colegiación.

¿Estarán afectados también los programas de movilidad como el Erasmus + establecido para visitas de estudiantes de la Unión Europea? Entre países miembros hay un historial administrativo de reconocimiento y homologaciones  algo minimizado en este caso de por tratarse de periodos cortos sin la responsabilidad de  titulación académica; pero ya existe incertidumbre sobre los dos años de negociaciones o si la financiación europea restringirá de manera inmediata las acciones de movilidad que no estén estrictamente en marcha actualmente. 

También los estudiantes de enseñanzas no universitarias están incluidos en las preocupaciones de un futuro para la Unión Europea sin Reino Unido. Es indudable que en el continente los buenos colegios ingleses son muy atractivos y cada vez más familias asumen el reto de que sus hijos asistan a instituciones inglesas, siempre que se acompañe de un procedimiento de homologación académica muy estricta y correctamente supervisado en nuestro caso por la administración educativa española.

Del 1.2 millones de nacionales británicos que viven y trabajan en alguno de los 27 estados de la UE, España es el país  con más elevado número de ellos (236.669) (4), en muchos casos  familias con hijos en edades de escolarización (23.513 niños y adolescentes). Estudiantes que lleguen post-brexit y según el sistema educativo elegido, británico o español  podrían ver afectado su estatus como ciudadanos extracomunitarios a efectos de homologación y titulaciones.

Son muchas las preguntas que desde los medios, familias, Universidades, estudiantes, técnicos, investigadores se hacen en Gran Bretaña, porque la educación (ellos, pragmáticos, hablan directamente de “mercado educativo”) indudablemente afecta a la vida académica y expectativas profesionales de las personas, a las familias con hijos escolarizados, a las instituciones educativas y académicas, en definitiva a una mayoría sensible de la población. Dependiendo de las decisiones (brexit blando o duro), del nuevo gobierno británico en la regulación de la libre circulación de personas, así serán también las decisiones desde la Unión Europea (5)

(3)https://www.gov.uk/browse/visas-immigration

(4) INE: Estadística de padrón continuo 2017

(5) Excelente información sobre la previsión de escenarios de decisión: Future regulation of the UK Workforce, 2016,Sukhwinder Salh, Margarita Nyfoudi, Alex de Ruyter


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba