El ultraderechista Geert Wilders habría sufrido una derrota en las elecciones holandesas, según las primeras encuestas a pie de urna. El actual primer ministro Mark Rutte habría sido el más votado con el 31% de los votos. 

Los centros electorales en Holanda cerraron hoy sus puertas a las 21.00 hora local (20.00 GMT) para dar paso al conteo manual de los votos en unas elecciones parlamentarias que destacaron por la alta participación de los ciudadanos en comparación con los últimos comicios.

El último dato de participación que se conoce es de las 19.45 hora local (18.45 GMT) y asciende a un 73% del electorado, una cifra superior a la registrada en los últimos comicios, cuando a esa hora había votado un 65% del total.

El Consejo Electoral puso a disposición de los ciudadanos unos 10.000 centros de votación, algunos en colegios pero otros en estaciones de tren, museos, edificios emblemáticos o incluso cafeterías.

Los centros abrieron hoy sus puertas a las 07.30 hora local (06.30 GMT).

El miedo a una posible injerencia en el resultado de los comicios por parte de informáticos rusos ha propiciado que el Gobierno holandés evite los ordenadores conectados a internet y lleve a cabo un recuento manual de los votos.

Esto podría retrasar el anuncio de los resultados definitivos, en comparación con anteriores citas electorales.

En estos comicios participan 28 partidos políticos de diferentes ideologías, aunque solo los primeros 13 obtendrán un importante número de votos, según los sondeos.

El Partido de la Libertad (PVV), del ultraderechista Geert Wilders, junto al Partido Democrático de la Libertad y Democracia (VVD), del primer ministro Mark Rutte, concurrieron a estas elecciones como los grupos con mejores perspectivas electorales, según las encuestas.

Por detrás se situarían los Demócratas 66, los verdes de GroenLinks, los laboristas del PvdA y Llamada Democristiana (CDA).

La naturaleza del sistema electoral holandés, de distrito único y listas abiertas, suele exigir la formación de una coalición de Gobierno entre diferentes partidos y es poco habitual que el ganador de los comicios obtenga los votos suficientes para gobernar solo.

El Parlamento holandés tiene 150 diputados y, para gobernar, se requiere un mínimo de 76 escaños.

Cada escaño equivale al voto de 62.829 personas y a estas elecciones se presentaron 1.114 candidatos.