Internacional

Los 'vecinos' europeos abren sus puertas a los alumnos a pesar de la incertidumbre

Ningún país baraja entre sus planes posponer el retorno de los niños a las aulas

Emmanuel Macron
Emmanuel Macron

A escasos días del inicio del curso escolar, la vuelta a los colegios continúa siendo una incógnita en España. Como las competencias en materia educativa están delegadas en las comunidades, corresponde a los gobiernos regionales el diseño de protocolos específicos para retomar las clases, aunque crecen las voces que piden la implantación por parte del Ejecutivo central de un plan de mínimos a nivel estatal para hacer frente al coronavirus en las aulas de manera efectiva.

A día de hoy, el Gobierno no ha fijado un día concreto de inicio del curso, -se ciñe a las fechas previstas por cada comunidad autónoma-, y no se plantea "ninguna modificación" en el calendario escolar previsto en cada región. En un comunicado publicado este viernes, el Ministerio de Educación remite al acuerdo alcanzado con las comunidades el 11 de junio, que establece que las clases comenzarán "en las fechas habituales del mes de septiembre y con la presencialidad como principio general".

Aun así, fuentes del Ministerio de Isabel Celaá admiten que el protocolo suscrito entonces ha quedado obsoleto por la evolución de la pandemia, lo que ha llevado al Gobierno a convocar el próximo 27 de agosto una Conferencia Sectorial presidida por los ministros de Educación y Sanidad, que podría arrojar novedades al respecto.

Entre tanto, los países de nuestro entorno se enfrentan una situación similar, y en algunos casos ya iniciaron la vuelta a las aulas tras el confinamiento y lo han hecho ahora de cara al nuevo curso. En cualquier caso, ningún país baraja entre sus planes posponer el retorno de los niños a los colegios.

Alemania

Es el caso de Alemania, donde algunos Estados han vuelto ya a las aulas, si bien es cierto que diversos colegios se han visto obligados a cerrar apenas unos días después de reabrir tras registrar brotes de coronavirus.

El inicio del curso se está realizando de forma escalonada, y cada colegio ha establecido protocolos concretos en función de las indicaciones de cada Estado dentro del país. No obstante, existen una serie de directrices genéricas que todas las escuelas de Alemania deben cumplir, como es la prohibición del contacto físico al saludarse, unos requisitos de higiene y ventilación de las aulas o el lavado constante de manos.

En cambio, no existe una regulación general sobre el uso obligatorio de la mascarilla en los colegios. Cada Estado establecerá restricciones concretas en función de su situación epidemiológica.

El Instituto Robert Koch (RKI), la más alta autoridad sanitaria del país, ha recomendado que el alumnado esté reorganizado por niveles educativos. Estas unidades no podrán juntarse entre sí, tampoco en lugares comunes como en el patio, y tendrán horarios diferentes. Así, si hay infecciones solo se tendría que hacer cuarentena a la unidad afectada, en vez de a la escuela entera.

Francia

En el caso de Francia, la vuelta a las aulas está fijada para el 1 de septiembre en todo el país, y el Gobierno ya ha descartado posponer su inicio por el avance de la pandemia, a pesar de las dudas emitidas por algunos docentes.

"Garantizamos el inicio de las clases en todo el territorio, aunque reconocemos que puede haber excepciones locales donde la situación lo justifique", afirmó el ministro francés de Educación, Jean-Michel Blanquer, en declaraciones a la televisión pública la semana pasada.

Francia estableció hace un mes el protocolo de vuelta a los colegios, aunque lo ha reforzado en los últimos días por el repunte de casos. Entre las novedades, las autoridades del país impondrán el uso obligatorio de mascarilla a todos los docentes y a los alumnos mayores de 11 años en los espacios cerrados de los centros educativos, y no sólo cuando no pueda guardarse la distancia de seguridad, como se había establecido antes.

En este sentido, el Gobierno proporcionará mascarillas a todos los docentes, pero no a los alumnos, que tendrán que traerla de casa. Por otro lado, el Ministerio de Educación no descarta la aplicación de medidas suplementarias a nivel local, como cerrar clases o colegios en caso de brotes.

Asimismo, en las zonas donde haya más contagios se podrán acentuar las medidas de precaución, aumentando la distancia entre alumnos o reduciendo su número por clase.

Portugal

Portugal retomará las clases entre el 14 y el 17 de septiembre. El Gobierno priorizará la vuelta a las aulas de forma presencial, aunque no descarta establecer un régimen mixto o incluso una educación 100% online, si la situación epidemiológica del país así lo exige.

Una de las principales novedades que arroja la vuelta a las aulas en el país luso es la contratación de 2.500 profesores para reforzar las materias del curso pasado. Por otro lado, el uso de mascarilla será obligatorio en los alumnos de más de diez años y se reorganizarán los horarios para evitar aglomeraciones y asegurar que los espacios están bien ventilados.

Italia

Italia, el primer país europeo que cerró colegios, ha fijado para el 14 de septiembre el inicio del próximo curso. La principal novedad reside en la atención y el apoyo psicológico, un apartado que será prioritario en el próximo curso. Todos los colegios deben contar con una comisión anti-covid y cada clase contará con un espacio para resolver dudas.

Por otro lado, el Gobierno exigirá que se guarde una distancia de seguridad de al menos un metro, lo que hará necesario remodelar y ampliar los espacios, y modificar los horarios. En los casos en que no sea posible, el uso de la mascarilla será obligatorio. Por otro lado, la educación presencial seguirá vigente, pero los centros académicos dispondrán de la opción de dar clases online.

Reino Unido

En el caso de Reino Unido, tampoco está entre los planes del Gobierno posponer el inicio del curso. El primer ministro, Boris Johnson, ha señalado que es de "vital importancia" que los niños vuelvan al colegio al considerar que la ausencia de los menores a las clases es más perjudicial para su desarrollo que el riesgo de contraer el coronavirus.

En un comunicado divulgado este domingo, a escasos días de que comience el curso escolar, el premier ha señalado que el riesgo de que los niños contraigan la covid-19 es bajo y ha defendido que el continuo cierre de los centros educativos no es bueno para la salud de los menores.

Por otro lado, el ministro de Educación británico, Gavin Williamson, ha afirmado este lunes que el Gobierno ha pedido a los colegios que estén preparados para implantar la educación  a distancia en caso de que rebrotes de coronavirus obliguen a cerrar centros.

"La clave es estar seguros de que en todo momento se mantiene la continuidad de la educación", ha declarado a los medios Williamson, quien ha subrayado que el curso escolar comenzará como está previsto a partir de la próxima semana, con calendarios diversos en cada región del país.

El Gobierno central se mantiene en contra del uso de mascarillas entre alumnos de primaria y secundaria, y "no hay planes para revisar esa recomendación", ha subrayado un portavoz de Downing Street, el despacho oficial del primer ministro. Las mascarillas "obstruirían la comunicación entre profesores y alumnos", justificó esa fuente a la Agencia EFE.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba