Cuba está viviendo una de las situación más dramáticas de las últimas décadas. Como si de un polvorín se tratase, el pasado fin de semana, las protestas comenzaron a inundar las calles, impulsadas por la mezcla de una dura crisis económica acrecentada por la pandemia, así como la ausencia de alimentos, vacunas y productos esenciales.

Pero, ¿cómo se ha originado la actual situación, con detenciones, el primer muerto comunicado y un apagón de Internet que corta en seco la información más allá de sus fronteras?

Cientos de cubanos salieron a las calles este domingo en protesta contra los apagones eléctricos y para exigir ser vacunados contra el coronavirus. Sin embargo, pronto estas quejas se convirtieron en duras críticas contra el mandato de Miguel Díaz-Canel, quien cogió el testigo de los Castro.

Los gritos de "abajo la dictadura", "patria y vida" y "libertad" inundaron las calles del país del caribe y pronto las redes sociales se hicieron eco de las demandas de los cubanos impulsando, incluso, la iniciativa #SOSCuba.

Dichas protestas han sido reprimidas por el Gobierno de Díaz-Canel, que instó a los revolucionarios a salir a las calles para combatir las mismas.

Esto ha provocado la detención de más de un centenar de personas, entre ellos, una veintena de periodistas, como la corresponsal de ‘ABC’, Camila Acosta, que será procesada por delitos contra la seguridad del Estado y para la que el Gobierno de España ha exigido la liberación inmediata.

En España, la batalla se libra entre quienes condenan la represión y aseguran que Cuba es una dictadura y quienes niegan esto último.

Como era de esperar, las reacciones políticas no han tardado en llegar y Díaz-Canel culpa directamente a EEUU de ser el principal responsable, así como de financiar las protestas y atribuye el apagón de Internet a la crisis.

Una manifestante con el lema "Patria y vida" a favor de los manifestantes cubanos. EFE.
Una manifestante con el lema "Patria y vida" a favor de los manifestantes cubanos. EFE.

¿Dictadura?

Según el ministro de Exteriores del país, estos hechos solo se tratan de "disturbios" y se han visto "escenas peores" de represión en Europa.

En España, en plena remodelación del Ejecutivo de Pedro Sánchez con cambio de titular de Exteriores incluido, la batalla se libra entre quienes condenan la represión y aseguran que Cuba es una dictadura y quienes niegan esto último.

El Ejecutivo de coalición está dividido. Mientras que Unidas Podemos acusa a Washington del "bloqueo" y considera que el país no es una dictadura, el nuevo ministro de Exteriores, José Manuel Albares, se desmarca de esta tesis y pide incrementar "el ritmo de reformas" en el país.

Sin embargo, a día de hoy, ningún miembro del Gobierno de Pedro Sánchez ha tildado de "dictadura" el régimen. Este mismo martes, Sánchez evitó empelar dicho calificativo, asegurando que Cuba "no es una democracia".

Protesta contra las represalias en las protestas de Cuba. EFE.
Protesta contra las represalias en las protestas de Cuba. EFE.

Estas palabras han sido totalmente respaldadas por la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, que ha asegurado que el presidente del Ejecutivo ha sido claro en sus declaraciones.

Mayores protestas en Cuba desde 1994

Lo único claro es que, pese a las dificultades de conocer qué está ocurriendo realmente por el apagón informativo, se van vislumbrando imágenes y testimonios que muestran el estallido de una crisis social en la Cuba castrista con las mayores protestas desde 1994.