Los turistas estadounidenses podrán viajar a los países de la Unión Europea, previsiblemente, este verano, tal y como ha señalado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Cuando ha pasado más de un año desde que las fronteras se cerraron, se redujeron los viajes y las restricciones se instalaron en todo el mundo por la covid, la Unión Europea se muestra optimista de cara al periodo estival.

Las conversaciones entre países están siendo protagonistas y todo se centra en cómo permitir que los ciudadanos puedan viajar. En el caso concreto de Estados Unidos, gracias a su rápido ritmo de vacunación, ya plantea cómo hacer que los certificados de vacunación sean aceptados como prueba de inmunidad.

Según la presidenta de la Comisión en una entrevista con 'The New York Times', los estadounidenses están empleando las vacunas autorizadas por la Agencia Europea del Medicamento (EMA), por lo que esto "permitirá la circulación y los viajes a la UE".

Tal y como ha asegura Von der Leyen, "los Veintiseiete aceptarán incondicionalmente a todos los ciudadanos que estén vacunados con los fármacos aprobados por la EMA". Por el momento, se ha dado luz verde a las soluciones de Moderna, Pfizer y Biontech y Janssen (Johnson & Johnson).

Los viajes no esenciales a la Unión Europea han sido prohibidos con la excepción de los visitantes de una pequeña lista de países con un número de casos muy bajo del virus

Bruselas b ni información concreta sobre cuándo pretende abrir sus fronteras para viajes turísticos. No obstante, ha aludido a que todo dependerá de los certificados de vacunación.

En la entrevista, Von der Leyen ha asegurado que la Comisión hará recomendaciones para la política de viajes, aunque serán los estados miembros quienes tendrán la última palabra para establecer los límites.

Viajes no esenciales de turistas

Hasta ahora, los viajes no esenciales a la Unión Europea han sido prohibidos oficialmente con la excepción de los visitantes de una pequeña lista de países con un número de casos muy bajo del virus, incluidos Australia, Nueva Zelanda y Corea del Sur.

Algunos países de la UE han hecho pequeñas excepciones para permitir visitantes de fuera del bloque.