Los líderes de la Unión Europea han acordado estudiar en junio el futuro de las relaciones con Rusia, en un momento en el que Moscú se aleja cada vez más del bloque europeo a raíz del trato al líder opositor Alexei Navalni y el hostigamiento a países del este de Europa.

En las conclusiones adoptadas por el Consejo Europeo, los jefes de Estado y de Gobierno han denunciado las actividades "provocadoras, ilegales y disruptivas" contra la UE, sus Estados miembros y la vecindad europea. "Reafirmamos la unidad de la UE y al solidaridad de esos actos, así como el apoyo a los socios del Este", ha indicado el texto pactado por los Veintisiete.

Esta discusión sobre Rusia en el seno de la UE llega en un momento en el que las relaciones han tocado fondo aparte de por la situación de Navalni, la amenaza militar rusa sobre Ucrania y las acciones agresivas de Rusia hacia Estados miembros como República Checa, con el que los líderes europeos se han solidarizado.

Después de mantener un debate estratégico en persona, los mandatarios se han comprometido a volver al asunto en la cumbre del próximo mes, como estaba previsto, y tomar decisiones en base a un informe que han solicitado al Alto Representante, Josep Borrell, y la Comisión Europea.

Durante la reunión, países vecinos como Lituania han pedido mano dura contra el Kremlin. En concreto, plantea limitar el acceso de Rusia los a mercados financieros y a los sistemas internacionales de pago.

Para el debate de junio se espera que haya sobre la mesa distintas opciones, aunque los líderes siguen considerando válidos los cinco principios que marcan el trato con Rusia. Estos se rigen por la contención con Moscú y el acercamiento en temas de interés compartido, por lo que no se prevé un giro en la estrategia europea.

Limitar el acceso de Rusia a los mercados financieros

Durante la reunión, países vecinos como Lituania han pedido mano dura contra el Kremlin. En concreto, el presidente, Gitanas Nauseda, ha planteado limitar el acceso de Rusia los a mercados financieros y a los sistemas internacionales de pago, según ha informado en un mensaje de Twitter.

En realidad, el debate sobre las relaciones con Moscú estaba previsto para la cumbre de marzo, pero la falta de confianza en el formato por videoconferencia hizo que se aplazara a la primera cumbre presencial en Bruselas. Este lunes, la discusión estratégica se ha producido a puerta cerrada, estando los líderes a solas y sin dispositivos móviles, una forma de garantizar la confidencialidad del debate.