La Unión Europea certificó este lunes su rechazo al resultado de las elecciones en Venezuela y el alto representante de la Política Exterior, Josep Borrell, anunció que tiene la vista puesta en lo que ocurra el 5 de enero, cuando empiece el mandato de la nueva Asamblea Nacional, que Bruselas no reconocerá.

En un comunicado conjunto, los Veintisiete dijeron hoy que los comicios convocados por el gobierno de Nicolás Maduro incumplieron "los estándares internacionales mínimos" y exigieron la celebración de elecciones legislativas y presidenciales "creíbles, inclusivas y transparentes".

Bruselas ignora así, una vez más, al expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, quien había pedido a la UE desde Caracas, donde acudió como "observador internacional", que reconociese las elecciones convocadas por el chavismo y en las que el partido de Maduro dice haber obtenido el 72% de los votos, con una participación de apenas el 30% del censo. 

50 países desconocen el resultado electoral en Venezuela

Con el rechazo de los países miembro de la UE y de Estados Unidos, ya son al menos 50 los países han desconocido los resultados electorales en Venezuela. En América, el bloque más grande que ha dicho hasta el momento "desconocer" el resultado de la votación, lo constituyen 16 naciones que firmaron una declaración en la que denuncian la falta de "legitimidad".

En el documento, firmado por Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Santa Lucía, se pidió además a la comunidad internacional unirse "al rechazo de estas elecciones fraudulentas".

El texto se conoció luego de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) informara que la alianza oficialista venezolana del Gran Polo Patriótico (GPP) ganó con rotundidad las elecciones a las que fueron convocados cerca de 20,7 millones de venezolanos para elegir a 277 diputados entre unos 14.400 aspirantes, y que estuvieron marcadas por una masiva abstención.

De inmediato, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, aseguró que con ese resultado su cargo queda ratificado pese a que en las polémicas votaciones no participó la oposición que representa Guaidó, a quien más de 50 países reconocen como el mandatario interino del país petrolero.

El chavismo retoma el control de la Asamblea Nacional

Tras las elecciones del domingo, no obstante, los simpatizantes de Maduro controlarán de nuevo la Asamblea Nacional -presidida ahora por el líder opositor Juan Guadió- cuando se constituya en menos de un mes.

"Cuando la nueva asamblea inicie su mandato" el próximo 5 de enero, "no la reconoceremos", dijo en rueda de prensa Borrell, que aseguró que ese será "el día importante".

Hasta que llegue esa fecha, el objetivo del alto representante es lograr el máximo consenso posible con la oposición y los países de la región sobre cómo afrontar la nueva situación política que se abrió en Venezuela tras los comicios de ayer.

Por eso, antes de Navidad convocará una reunión ministerial del Grupo Internacional de Contacto e intentará también entablar conversaciones con los países integrantes del Grupo de Lima.

Borrell descarta sanciones

Borrell descartó por ahora la posibilidad de imponer sanciones al régimen de Maduro: "No hemos entrado en otros asuntos", dijo al término de la reunión que los ministros de Exteriores de la UE celebraron hoy en Bruselas, en la que aprobaron el comunicado rechazando el resultado electoral.

A su llegada a la reunión, el exministro de Exteriores español constató la baja participación en los comicios y lamentó que finalmente se celebrasen, pese a sus intentos de retrasarlas para lograr un acuerdo entre el gobierno de Maduro y la oposición.

"Nadie más que yo ha trabajado para intentar que estas elecciones fueran inclusivas y crear las condiciones para la participación de la oposición y que la UE pudiera reconocer el resultado. Hice mucho, pero no conseguí mucho", dijo Borrell.