Estados Unidos está viviendo una escalada de violencia las últimas semanas. Aunque el país ha sido protagonista de multitud de ataques con armas de fuego, lo cierto es que durante los meses más críticos de la pandemia, estos actos se frenaron. Sin embargo, solo en el último mes, ha habido tres tiroteos que han dejado, al menos, una veintena de muertos.

Durante más de un año en el que la covid ha provocado más de medio millón de muertes y decenas de millones de contagios, Estados Unidos ha vivido un periodo de tranquilidad en cuanto a ataques con armas de fuego se refiere.

No obstante, la pasada noche, la ciudad de Boulder, en Colorado (EEUU), ha presenciado el que ha sido el tercer tiroteo en el país desde el pasado 21 de febrero.

En este ataque al menos diez personas, incluido un policía, un tiroteo ocurrido en un supermercado de la ciudad estadounidense. El fiscal del distrito del condado de Boulder, Michael Dougherty, ha informado de la detención del presunto atacante, que resultó herido durante el encuentro con la Policía.

Las autoridades no han aceptado preguntas y no han querido adelantar los posibles motivos del ataque, pero se trata del tercer tiroteo en un mes.

Este último hecho en un supermercado llega tan solo una semana después de que se produjesen varios ataques a tiros en tres salones asiáticos de masajes, que dejaron ocho muertos.

Esta zona ha sido consciente de varios tiroteos masivos, como el del instituto Columbine High, que dejó 13 muertos, así como el del cine en Aurora en el año 2012, en el que fueron asesinadas 12 personas durante la emisión de una película de 'Batman'.

Muertos a tiros en salones de masajes

Este último hecho en un supermercado llega tan solo una semana después de que se produjesen varios ataques a tiros en tres salones asiáticos de masajes en el país, que dejaron ocho muertos.

El acusado de este ataque es un hombre de 21 años identificado como Robert Aaron Long, que fue detenido esa misma noche a unos 250 kilómetros al sur de Atlanta. El acusado de los tres tiroteos que dejaron al menos ocho fallecidos se enfrenta a ocho cargos de asesinato.

Además de estos, el 21 de febrero, tres personas murieron y dos resultaron heridas en otro tiroteo en una tienda de armas en Nueva Orleans (Louisiana).

La policía acude al lugar donde al menos ocho personas resultaron muertas en tiroteos a tres salones de masajes asiáticos en Atlanta.
La policía acude al lugar donde al menos ocho personas resultaron muertas en tiroteos a tres salones de masajes asiáticos en Atlanta. EFE.

Entre los fallecidos, se encontraron dos personas que estaban dentro de la tienda y que fueron disparadas por el atacante, el cual también murió.

Antes de este, el último tiroteo que se registró en el país fue el 27 de enero, cuando tres personas murieron y tres resultaron heridas en una bolera de la localidad de Rockford en el estado de Illinois.

El mayor tiroteo desde agosto de 2019

Así, el suceso ocurrido en Boulder se ha convertido en el mayor tiroteo masivo en el país norteamericano desde agosto de 2019, cuando un hombre armado mató a 23 personas en un Walmart en El Paso (Texas).

Este nuevo ataque con armas de fuego reabre el debate sobre el acceso a las armas en Estados Unidos y si este debería ser restringido en el país.

La Segunda Enmienda a la Constitución de EEUU protege el derecho del pueblo estadounidense a poseer y portar armas, siendo uno de los países con menores limitaciones para adquirir y portarlas.

La Segunda Enmienda a la Constitución de EEUU protege el derecho del pueblo estadounidense a poseer y portar armas, siendo uno de los países con menores limitaciones para adquirir y portar armas de fuego.

Qué dice la Constitución sobre las armas

Forma parte de la denominada 'Bill of Rights' o Carta de Derechos estadounidense. La Corte Suprema de del país, sin embargo, ha aclarado en numerosas ocasiones el texto constitucional y ha afirmado que el derecho a portar armas es un derecho individual que tienen todos los estadounidenses.

No obstante, también ha declarado que el derecho no es ilimitado y que no prohíbe la regulación de la producción y compra las armas de fuego o de dispositivos similares.