El ex primer ministro italiano Matteo Renzi es investigado por un supuesto delito de financiación irregular por la realización de un documental sobre Florencia (norte), aunque él aseguró que todas sus acciones son legales. 

El senador confirmó anoche la apertura de esta investigación de la Fiscalía de Roma, aunque denunció que tuvo constancia de ella a través de un periodista, Emiliano Fitipaldi, quien adelantó la noticia en el diario "Domani", y no por parte de los fiscales.

Los investigadores buscan aclarar si Renzi financió su partido, Italia Viva (IV), de forma irregular cobrando por la presentación del documental "Firenze secondo me" (Florencia a mi modo de ver) unos 400.000 euros, según informan los medios locales.

La sospechas surgen de que el canal Discovery Channel, donde se publicó la pieza, pagó una cifra muy inferior, unos 20.000 euros, a la casa de producción de la cinta, "Arcobaleno 3", del empresario Lucio Presta, también investigado por cuestiones fiscales. 

Renzi se defiende

Renzi, que gobernó Italia entre 2014 y 2016, afirmó que desconoce en qué se basa esta investigación y que todas sus actividades son "legales, lícitas y legítimas", y expresó sus sospecha de que sea una "advertencia velada".

"Yo no tengo miedo, he ido en contra de todos y todo para crear un nuevo gobierno, imaginad si puede asustarme cualquier advertencia velada o con una investigación comunicada por la prensa", señaló el político en sus redes sociales.

Renzi, causante de la caída del Gobierno de Giuseppe Conte el pasado enero, al retirarle el apoyo minoritario pero clave de su partido, aprovechó esta información para promocionar su último libro, precisamente titulado "Controcorrente" (Contracorriente). 

En 2019, mientras se encontraba en plena promoción de otro libro, sus padres Tiziano Renzi y Laura Bovoli eran detenidos y después condenados por los delitos de quiebra fraudulenta y emisión de facturas falsas en varias cooperativas.