Uno de los reactores de la planta nuclear de Kozloduy, la única de Bulgaria, ha sido desactivado esta madrugada después de que se activasen los sistemas se seguridad, aunque las autoridades aseguran que no se trata de una avería y no existe peligro alguno.

A las 1.16 horas (23.16 GMT) el quinto bloque de la planta nuclear ha sido desconectado del sistema energético tras activarse los sistemas de protección del reactor, según anunció en su página digital la central nuclear.

La alarma se activó durante una operación rutinaria y no se ha producido ninguna alteración en "el ambiente radiológico habitual", según el breve comunicado de la central.

La ministra de Energía, Temenuzka Petkova, declaró este jueves en una entrevista con el canal bTV que no hubo ninguna filtración de radiación ni peligro alguno para la población o el medio ambiente, por lo que se volvería a conectar el reactor este mismo jueves.

Bulgaria cubre el 34% de sus necesidades eléctricas gracias a los dos reactores de Kozloduy, una planta de construcción soviética de los años 1970 que el Gobierno quiere ampliar.

Los más peligrosos, cerrados

Los cuatro reactores más antiguos, y considerados como más peligrosos de Kozloduy, se clausuraron entre 2002 y 2006 como condición para la entrada de Bulgaria en la Unión Europea en 2007.

Los dos más modernos, el 5 y el 6, construidos entre 1987 y 1991, siguen activos y tienen una potencia de 1.000 megavativos cada uno.