La cifra de personas ingresada por coronavirus en Portugal ha alcanzado este lunes un nuevo máximo, consecuencia de los récords de contagios que se han venido sucediendo en las últimas semanas y que han llevado al límite a los hospitales de algunas zonas como Lisboa.

En concreto, según la Dirección General de Salud lusa, en los hospitales de Portugal se acumulan ya 6.869 pacientes ingresados por coronavirus, 865 de ellos en unidades de cuidados intensivos. Hace una semana, el dato de las UCI contemplaba un centenar de pacientes menos.

Portugal ha encadenado en las últimas semanas varios récords de contagios, hasta el punto de situarse como uno de los países europeos con mayor prevalencia del virus tras haber sorteado de manera relativamente tranquila la primera ola. Ya se ha confirmado 726.321 casos en territorio luso.

De ellos, 5.805 corresponden a las últimas 24 horas, si bien las cifras de los lunes no suelen reflejar la tendencia general por los retrasos en los diagnósticos derivados del fin de semana. La semana pasada llegó a alcanzar un pico de más de 16.000 casos en un solo día, pese al confinamiento domiciliario en vigor.

12.757 muertes

Por otra parte, al menos 12.757 han perdido la vida en Portugal por consecuencias derivadas de la covid-19,275 más que el domingo, mientras que 534.384 enfermos ya han sido dados de alta, 7.973 más.

En este escenario, las autoridades portuguesas han recibido del canciller de Austria, Sebastian Kurz, una oferta pública y formal para trasladar allí algunos pacientes en cuidados intensivos, no necesariamente afectados por el coronavirus, y aliviar la presión sobre el sistema sanitario portugués, al borde del colapso.

Además, también se ha confirmado este fin de semana que el Ejército alemán enviará equipos médicos a Portugal, según ha informado el Ministerio de Defensa.

Este lunes se ha concretado el envío, que se materializará el miércoles: 26 sanitarios, 150 camas de hospital de campaña y 50 respiradores serán enviados a Portugal, según ha informado el Ministerio de Defensa alemán.

El Gobierno de António Costa anunció la semana pasada un nuevo endurecimiento de las restricciones que contempla desde el domingo el establecimiento de controles en la frontera terrestre con España y la prohibición general de abandonar el país salvo casos excepcionales.