Las históricas protestas que están produciéndose en estos momentos en Cuba ya tienen respuesta institucional. El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, ha instado a reprimir las inéditas manifestaciones que se están sucediendo en distintos puntos de la isla caribeña después de una primera marcha que ha tenido lugar en el municipio de San Antonio de los Baños, en Artemisa.

Las protestas que se han originado en este pueblo al grito de "libertad" y "abajo la dictadura" están replicándose en otros enclaves del país, inclusive en la capital, La Habana, repitiendo el que se ha convertido en lema de esta insurrección: "Patria y vida". También en Güira de Melena, Alquízar o Santiago de Cuba.

Las protestas llegan en el momento más crítico de la pandemia para Cuba. Miles de cubanos claman por la crisis que sufre la isla, donde faltan medicinas, alimentos y otros bienes básicos en el peor momento de la pandemia, con saturación en los hospitales y las cifras de contagio disparadas.

Díaz-Canel: "Estamos dispuestos a todo"

Ante esta situación sin precedentes, el presidente cubano ha optado por reprimir las manifestaciones. "La orden de combate está dada, a la calle los revolucionarios", ha amenazado Miguel Díaz-Canel durante una intervención radiofónica y televisada para informar sobre lo que está ocurriendo en estos momentos en Cuba, un levantamiento pacífico que, según ha recalcado, tiene un germen "muy criminal".

"Estamos dispuestos todo y estaremos en las calles combatiendo", ha advertido Díaz-Canel, que ha animado "a todos los comunistas" a movilizarse "en cualquier de los lugares donde se vayan a producir estas provocaciones". "Tienen que pasar por encima de nuestros cadáveres si quieren enfrentar a la revolución", ha aseverado.

El dictador, sucesor de los Castro, ha alentado así a reprimir la expresión de los cubanos que dicen haber perdido el miedo. Algo que en las calles de la isla está ocasionando ya momentos de tensión entre compatriotas o vuelcos de coches oficiales, según reportan diversos medios latinoamericanos.

Crisis en Cuba

Esta histórica manifestación se produce en uno de los peores momentos de Cuba durante la pandemia, dado que en las últimas semanas ha registrando varios máximos de contagios de coronavirus diarios.

El descontento ciudadano se ha traducido en críticas directas al presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, al que los manifestantes han calificado de "singao", palabra que en la isla caribeña se emplea para definir a una persona mala.

Así, cientos de ciudadanos han recorrido las calles del municipio cubano al grito de "libertad, libertad" o "abajo la dictadura" en marchas que están siendo retransmitidas en vivo a través de las redes sociales.

Eco en Madrid

Las protestas en Cuba están teniendo su eco en otros lugares del mundo, inclusive Madrid. En la céntrica Puerta del Sol de la capital española también están teniendo lugar manifestaciones en solidaridad con el pueblo cubano.