Donald Trump El presidente de Iberostar mete a Trump en un lío

"No hace más de seis meses Trump estaba negociando para tener hoteles en Cuba", aseguró el empresario mallorquín.

Donald Trump
Donald Trump EFE

Una única frase del empresario mallorquín Miquel Fluxà ha desencadenado una tormenta informativa en Estados Unidos que ha puesto en un aprieto al mismísimo presidente electo, Donald Trump. 

El presidente de la cadena hotelera Iberostar aseguró esta semana que "no hace más de seis meses Trump estaba negociando para tener hoteles en Cuba", la frase fue recogida inmediatamente por el Miami Herald. La reacción informativa que provocó Fluxà obligó al Grupo Trump a emitir un comunicado negando las negociaciones de expansión en Cuba. 

Trump aseguró que “posee y gestiona miles de millones de dólares de hoteles de cinco estrellas, bienes raíces de lujo y campos de golf en todo el mundo”. “En los últimos doce meses, muchos de los principales competidores han buscado oportunidades en Cuba. Mientras es importante para nosotros entender los mercados que nuestros competidores están explorando, no tenemos la intención de expandirnos a Cuba ni tampoco hemos hecho ningún negocio allí”, asegura el comunicado publicado en este diario. 

Finalmente, el grupo hotelero Iberostar aclaró que Fluxà no conocía esas supuestas operaciones de la mano de Trump personalmente, sino porque conocía las actividades comerciales que se están desarrollando en la isla debido a la posición que tienen sus hoteles allí.

Abandonar la gestión de sus empresas

Donald Trump ha recibido muchas críticas desde su elección como presidente por el conflicto de intereses entre su nueva ocupación y la gestión de sus empresas. Hasta el mismo Wall Street Journal ha pedido a través de un editorial al presidente electo que liquide sus activos en todas sus empresas y deposite el dinero recibido en un fondo para evitarse conflictos de intereses.

Todas estas presiones han llevado al magnate a ceder un verbo que usa pocas veces, y anunciar hace unos días que abandonará todos sus negocios con el fin de centrarse a partir el 20 de enero en su cometido de dirigir el país y "hacer grande a América de nuevo".

En una serie de mensajes publicados en su cuenta de Twitter, Trump anunció que el próximo 15 de diciembre dará una rueda de prensa en Nueva York con sus hijos para hablar de que dejará su "gran negocio por completo con el fin de centrarse totalmente en dirigir el país para hacer a América grande de nuevo".

Pero, de momento, no ha aclarado si simplemente se apartará de la gestión de sus empresas o si se desprenderá de las mismas, un matiz muy importante. Tampoco queda claro quién gestionará el imperio familiar y todo parece apuntar a los hijos, aunque habrá que esperar al 15 para conocer todos los detalles. En el caso de que la gestión recaiga en su familia y la propiedad siga en manos de Trump, los conflictos de interese se mantendrían exactamente igual que hasta ahora.

Es cierto que la ley americana no obliga al presidente a abandonar sus negocios, pero ha sido la tradición la que ha llevado a anteriores mandatarios a ceder su propiedad a un fideicomiso ciego que se encargue de gestionar las empresas durante la estancia del presidente en el ala oeste de la Casa Blanca.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba