Portugal tiene desde este viernes todos los centros educativos cerrados, una medida que se extenderá durante 15 días y que fue tomada por el Gobierno ante el aumento descontrolado de los contagios por covid, que este jueves marcaron un nuevo récord con 221 muertes en una jornada.

Desde guarderías a universidades han cerrado sus puertas, en lo que se considera como una suerte de vacaciones escolares adelantadas, dado que en estas dos semanas no habrá enseñanza a distancia.

Los 15 días sin clases serán compensados en el calendario escolar.

Los colegios cierran una semana después de que comenzara el confinamiento de Portugal, que se espera se extienda un mes, para trabar una tercera ola que está siendo devastadora para el país, especialmente por el impacto de la variante británica de covid.

Cepa británica

Esta cepa tenía una prevalencia del 8% la semana pasada, del 20% esta semana y los estudios indican que pueda alcanzar el 60% próximamente, ha alertado el Gobierno.

Portugal, con diez millones de habitantes, suma cuatro días consecutivos con récords en fallecimientos (167 el lunes, 218 el martes, 219 el miércoles y los 221 del jueves) y ve disparados los contagios, que en los últimos dos días han rondado los 14.000.

Desde que empezó la pandemia, Portugal suma 9.686 muertes y 595.149 contagios, de los cuales 151.226 están activos.