El Consejo de Seguridad de la ONU ha aprobado este viernes una resolución en la que exige el acceso equitativo a las vacunas en todos los países del mundo.

Para llegar a ese fin, el documento copatrocinado por más de 110 países, incluidos los 15 miembros del Consejo de Seguridad, pide el cese al fuego de todos los conflictos armados, el financiamiento de la iniciativa COVAX y la inclusión de los refugiados en los programas de vacunación.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha celebrado este acuerdo pero ha recordado que el documento no aborda algunas cuestiones muy relevantes para la previsión de vacunas contra la covid-19.

Al respecto de la situación del mecanismo COVAX, el director general de la OMS, Tedros Adhanon Gebreyesus, ha considerado que se necesita "acelerar el suministro y distribución de vacunas, y no podemos hacerlo si algunos países continúan acercándose a los fabricantes que están produciendo vacunas con las que cuenta COVAX".

Propiedad intelectual

En referencia al acuerdo de este viernes, el director general de la OMS ha remarcado la necesidad de abordar la exención de propiedad intelectual de las vacunas contra la covid-19.

Gebreyesus ha explicado que en el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio --TRIPS por sus siglas en inglés-- hay provisiones para compartir propiedad intelectual, sin embargo, este asunto está siendo "el elefante en la habitación" del que no se está debatiendo.

"Si queremos soluciones prácticas, entonces hay que tomar en serio la exención de propiedad intelectual y el Consejo de Seguridad puede hacerlo si hay voluntad política", ha dicho el director general de la OMS.

"Especialmente cuando hablamos de propiedad intelectual vemos falta de cooperación y una seria resistencia", ha añadido.