La Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó este jueves de "necesarias" las nuevas restricciones en Europa por el repunte de casos, el avance de la variante británica y el aumento de la movilidad por Semana Santa.

En un comunicado de su oficina europea,  la OMS tachó asimismo de "inaceptablemente lento" el ritmo de la campaña de vacunación en el continente.

"La situación de la región es ahora más preocupante de lo que hemos visto en varios meses", dijo la directora regional de Emergencias de la OMS en Europa, Dorit Nitzan. En su opinión, hay además "riesgos asociados" al "aumento de la movilidad" y las reuniones en estos festivos.

Según las cifras de la OMS la semana pasada se registraron en el continente 1,6 millones de nuevos casos y casi 24.000 muertes, cuando hace cinco semanas eran menos de un millón. "Muchos países están introduciendo nuevas medidas que son necesarias y todo el mundo debería seguirlas tanto como sea posible", agregó Nitzan.

Un total de 27 países europeos aplican actualmente restricciones de distinta intensidad, de los que 21 han impuesto toques de queda. En las últimas dos semanas 23 estados han endurecidos sus medidas para frenar la propagación de la pandemia, mientras 13 han relajado las restricciones.

Según el director regional para Europa de la OMS, Hans Henri Kluge, "ahora no es el momento para relajar las medidas".

"No nos podemos permitir ignorar el peligro. Todos tenemos que hacer sacrificios, no podemos dejar que nos venza el agotamiento. Debemos seguir frenando el virus", afirmó Kluge. En su opinión, en la actual situación es precisa la "acción rápida" y la implementación de "medidas sociales y de salud pública" hasta que la campaña de vacunación avance.

La OMS consideró que los cierres de la vida pública y actividad económica deben emplearse "cuando la enfermedad supera la capacidad de los servicios sanitarios para atender adecuadamente a los pacientes y para acelerar la disposición de los sistemas sanitarios locales y nacionales".

Impacto de la vacunación

La OMS agregó que los casos aumentan en todos los tramos de edad, salvo en los mayores de 80 años, lo que a su juicio demuestra "los primeros signos del impacto de la vacunación".

"Debemos acelerar el proceso aumentando la producción (de vacunas), reduciendo barreras a su administración y usando todos los viales a disposición", aseguró Kluge.

Europa es la segunda región con más casos de coronavirus. El número total de positivos ronda los 45 millones y la cifra de fallecidos se acerca al millón, según cifras de la OMS.

Un total de cincuenta países de la región han indicado ya que la variante B.1.1.7, detectada inicialmente en el Reino Unido, es la predominante en sus territorios.