Internacional

Golpe de Macron a Trump en el G7: invita por sorpresa al ministro de Exteriores iraní

Invitado por Francia, el canciller iraní mantendrá encuentros con todos los líderes del G7 excepto con Donald Trump, quien por la mañana había mostrado públicamente sus diferencias con Macron precisamente a cuenta del diálogo nuclear con Teherán

Emmanuel Macron este domingo en la cumbre del G7
Emmanuel Macron este domingo en la cumbre del G7 EFE

Golpe de efecto del presidente francés, Emmanuel Macron, en la cumbre del G7. El ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, ha aterrizado por sorpresa este domingo en el aeropuerto de la localidad francesa de Biarritz para mantener encuentros con todos los líderes del G7 excepto con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, según ha confirmado el Gobierno de la república islámica.

Un portavoz del Ministerio ha confirmado que Zarif ha sido invitado a la reunión por su homólogo francés, Jean-Yves Le Drian. Zarif se reunirá con diversos líderes del grupo en los aledaños de la cumbre pero no mantendrá ningún encuentro directo con el presidente de Estados Unidos ni con la comitiva del mandatario.

Su llegada a la cumbre es un un revés para Trump, quien esta mañana había mostrado públicamente sus diferencias con el presidente francés precisamente a cuenta del diálogo nuclear con Teherán. "Ha sido una sorpresa", según explicaba un responsable de la Casa Blanca.

Irán y Estados Unidos atraviesan un momento de extraordinaria tensión diplomática después de que Trump se retirara unilateralmente del acuerdo nuclear firmado con Irán en 2015 y restaurara las sanciones previamente suspendidas gracias a un pacto que reincorporó a la república islámica a los mercados internacionales.

Desde entonces, ambos países han protagonizado numerosos episodios de fricción, como el derribo de un dron estadounidense el pasado mes de junio presuntamente sobre espacio aéreo de Irán. 

Reunión Francia-Irán

La visita, muy corta, ha permitido a Zarif entrevistarse con el presidente francés, Emmanuel Macron, y con los ministro de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, y de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, para intentar avanzar en las propuestas planteadas por ambas partes para intentar rebajar la tensión. Han sido unas tres horas de reuniones en la sede del Ayuntamiento de Biarritz.

"Continúa la diplomacia activa de Irán en busca de un compromiso constructivo. Me he reunido con Macron al margen del G7 de Biarritz después de extensas conversaciones con Le Drian y Le Maire y tras una sesión informativa conjunta para Reino Unido y Alemania. El camino por delante es difícil, pero vale la pena intentarlo", ha publicado Zarif en su cuenta oficial en Twitter.

Francia actúa ahora mismo como gran interlocutora europea de Irán, hasta el punto de que Zarif mantuvo el pasado viernes un diálogo con el el presidente francés, Emmanuel Macron, sobre el actual estado de relaciones y la puesta en marcha de un mecanismo comercial conjunto para proteger a la economía iraní, debilitada tras la restauración de las sanciones.

Choque entre Macron y Trump

Macron había recibido este domingo el mandato "informal" por parte de todos los países del G7 menos Estados Unidos para seguir desempeñando su función de enlace. Trump ha desmentido horas después haber concedido mandato alguno a Macron, pero tampoco ha puesto objeciones a los contactos, lo que ha obligado al presidente francés horas después a matizar su papel como interlocutor con Teherán.

Fuentes del Elíseo habían explicado que los líderes del grupo habían aprobado que Macron siguiera ejerciendo como interlocutor dado que las dos prioridades siguen siendo evitar que la república islámica obtenga armas nucleares y calmar las tensiones en la región del golfo Pérsico.

La canciller alemana, Angela Merkel, ha defendido "aprovechar" la oportunidad para resolver las tensiones entre Estados Unidos e Irán. "Tenemos que buscar un modo de reducir la tensión o de lo contrario Irán podría renegar aún más de sus compromisos en septiembre", ha apuntado Merkel en declaraciones a la prensa. Además ha aclarado que fue informada de la llegada de Zarif poco antes de su aterrizaje.

Irán pide que se le permita exportar un mínimo de 700.000 barriles diarios de petróleo y aspira a poder vender 1,5 millones como gesto para facilitar las negociaciones y recuperar el acuerdo nuclear de 2015, desvirtuado desde la salida de Estados Unidos del mismo, hace un año, según ha explicado un responsable diplomático iraní en declaraciones a Reuters.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba