La canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés, Emmanuel Macron, y el mandatario ucraniano, Vladímir Zelenski, han expresado este viernes su preocupación por el reforzamiento de tropas rusas en la frontera ucraniana e instaron a Moscú a su retirada.

En un comunicado emitido por Cancillería, al término de la reunión mantenida en París por Macron y Zelenski, con intervención virtual de Merkel, los líderes francés y alemán ratificaron asimismo su compromiso con la "independencia, soberanía e integridad territorial de Ucrania".

En el texto se hace hincapié en la necesidad de respetar los acuerdos de paz de Minsk para detener el conflicto ucraniano, así como en el compromiso de Alemania y Francia por retomar el llamado Formato de Normandía -es decir, diálogo entre Rusia y Ucrania, bajo mediación de Francia y Alemania-.

Macron ha recibido a Zelenski en el Palacio del Elíseo y, tras un almuerzo bilateral de trabajo, celebraron una videoconferencia con Merkel. El encuentro coincide con la preocupación ante la movilización de tropas rusas en la frontera con Ucrania y con múltiples violaciones del alto el fuego en la región del Donbás. 

Encuentro en el Elíseo

Zelenski llegó al Palacio del Elíseo hacia las 13.15 hora local (11.15 GMT) y tras su comida bilateral de trabajo con Macron se sumará al encuentro por videoconferencia la canciller alemana, Angela Merkel.

Las autoridades francesas recordaron este jueves que la cita estaba planeada desde hace varias semanas, pero su celebración coincide con la reciente movilización de tropas rusas en la frontera con Ucrania y con múltiples violaciones del alto el fuego en la región del Donbás.

Por ello Francia quiere aprovechar la reunión para rebajar la tensión. El mantenimiento del alto el fuego acordado en 2015 "y la manera en que se puede ir más lejos para pasar página a esa guerra y llegar a un acuerdo político" centran las intenciones francesas, en un momento en que París reconoce que la soberanía ucraniana "está amenazada".

Pero Zelenski reclama una política más "clara" respecto a su país. En una entrevista publicada este viernes por el diario Le Figaro, el presidente ucraniano sostuvo que quiere que la Unión Europea y la OTAN abran rápidamente las puertas a su país tanto para garantizar tanto su propia seguridad como la del conjunto de Europa.

"Es hora de dejar de hablar y de tomar decisiones (...). No podemos seguir indefinidamente en la sala de espera de la Unión Europea y de la OTAN", dijo el mandatario, que añadió que "ha llegado el momento de pasar a una velocidad superior" e invitar a Ucrania a la adhesión a ambas organizaciones.