El Gobierno de Marruecos está empeñado en hacer encaje de bolillos con el objetivo de garantizar la vuelta de los emigrantes para las vacaciones de verano sin incluir a los puertos españoles en la ecuación. La Operación Marhaba (bienvenida), que se repite cada verano, este año podría incluir una línea marítima entre Portimao, en el Algarve portugués, y Tanger Med, que se sumará a los puertos de Marsella (Francia) y Génova (Italia), según ha informado en un comunicado la Marina Mercante, dependiente del ministerio de Fomento.

Esa nueva línea se sumaría a las ya aprobadas con destino al puerto Tanger Med, como las de Sète (Francia) y Nador (noreste de Marruecos), pero por el momento no se contempla la inclusión de líneas que vengan desde puertos españoles.

Esta reorganización se produce en un momento delicado para las relaciones entre España y Marruecos. La crisis migratoria de Ceuta ha enturbiado las relaciones entre ambos países y la condena del Parlamento Europeo a la actitud de Marruecos hacia España ha enconado aún más la situación.

El país norteafricano aseguró que sus desavenencias con España eran fruto de la atención humanitaria al líder saharaui Brahim Ghali. Semanas más tarde, el ministro de Exteriores marroquí acabó señalando que su malestar de fondo se debía a la falta de apoyo de España a que el Sáhara occidental se integrase en el territorio de Marruecos, tal y como aceptó Donald Trump, expresidente de Estados Unidos, el pasado mes de noviembre.

La ministra de Exteriores de España, Arancha González Laya, ha asegurado que se están manteniendo estrechos contactos con Marruecos para desatascar la situación, aunque ha evitado desvelar más detalles en una entrevista este martes en Cadena Ser.

Suspensión de la Operación Paso del Estrecho

Marruecos anunció el pasado 6 de junio la suspensión por segundo año consecutivo de la Operación Paso del Estrecho por la que cada año miles de marroquíes residente en el extranjero cruzan en ferry los 14 kilómetros que separan España de África. Los puertos de Algeciras, Tarifa, Motril, Málaga, Almería y Ceuta quedan fuera un año de la gestión del traslado de los emigrantes, algo que supone un varapalo para la actividad económica de la zona.

El motivo oficial de la cancelación de la Operación Paso del Estrecho es la pandemia del coronavirus, a pesar de los avanzados niveles de vacunación en España y de la reducción de la incidencia acumulada. Marruecos ha preferido optar por otros puertos cercanos a las fronteras con España, como son los de Portimao (Portugal) o Séte (Francia).

Si el objetivo era evitar una gran concentración de personas en Algeciras, el Gobierno marroquí podría autorizar una línea entre Barcelona y Tánger Med, como ya se ha hecho otros años. Además, Cataluña es el hogar de hasta 223.000 marroquíes.

Abaratar costes

El Gobierno marroquí ha impuesto a las navieras un precio de referencia de 995 euros por familia de cuatro persona para un viaje de ida y vuelta de larga distancia para tratar de abaratar el desembolso de las familias marroquíes. En el caso de los viajes de media distancia, se ha fijado un precio de 450 euros, en el caso de que finalmente se autoricen viajes desde Portimao.

El objetivo es transportar por barco hasta 48.000 personas y 15.0000 vehículos por semana para que 650.000 personas puedan regresar a casa por vacaciones.

El rey Mohamed VI es el que ha dado órdenes de tratar que regresen el mayor número de familias, para lo que se están tratando de diversificar los puertos de embarque y aplicar precios competitivos. Aunque lo más fácil sería incluir a los puertos españoles, Marruecos parece dispuesto a organizar la Operación Marhaba tirando de infraestructuras francesas e italianas, a más de 40 horas de distancia de la costa marroquí.

Todas estas acciones se han producido tras las quejas de la comunidad marroquí residente en Europa, más cuatro millones que viven en Francia, España e Italia, y que ya han avisado que la cancelación de líneas entre España y Marruecos va a encarecer mucho el coste sus vacaciones.

La aerolínea nacional RAM también ha puesto en marcha de manera extraordinaria hasta 315 vuelos semanas entre Marruecos y los países en los que hay una mayor comunidad marroquí, como España, Francia, Italia, Bélgica y Reino Unido. A pesar de ello, el grueso de las familias suele elegir el viaje en su propio coche para poder llevar regalos a su allegados y porque el transporte en ferry es más económicos que el avión.