Miles de personas han salido este domingo a la calle a protestar contra el Gobierno de Cuba. Las manifestaciones se han originado en el pueblo de San Antonio de los Baños (Artemisa, oeste) y se han reproducido en otros puntos del país al grito de "¡abajo la dictadura!", "libertad", "patria y vida, queremos medicinas" o "no tenemos miedo".

Ante esta situación, el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, ha llamado reprimir las protestas: "La orden está dada, a la calle los revolucionarios".

"Estamos dispuestos todo y estaremos en las calles combatiendo", ha advertido Díaz-Canel, que ha animado "a todos los comunistas" a movilizarse "en cualquier de los lugares donde se vayan a producir estas provocaciones". "Tienen que pasar por encima de nuestros cadáveres si quieren enfrentar a la revolución", ha aseverado.

El dictador, sucesor de los hermanos Fidel y Raúl Castro, ha alentado así a reprimir la expresión de los cubanos que dicen haber perdido el miedo. Algo que en las calles de la isla está ocasionando ya momentos de tensión entre compatriotas y deja imágenes de coches oficiales volcados, según informan diversos medios latinoamericanos.

Crisis en Cuba

La inédita insurrección contra el régimen cubano se ha originado en un pueblo al grito de "libertad" y "abajo la dictadura" y se ha replicándose en otros enclaves del país, inclusive en la capital, La Habana, repitiendo el que se ha convertido en lema de esta insurrección: "Patria y vida". También en Güira de Melena, Alquízar o Santiago de Cuba.

Multitud de ciudadanos han retransmitido en vivo las protestas en canales como Facebook o Youtube. En las imágenes se aprecia una importante aglomeración de personas -con mascarillas- coreando con ánimo pacífico consignas contra el régimen cubano.

Así, miles de ciudadanos están saliendo a las calles de toda Cuba al grito de "libertad, libertad" en medio de una grave crisis económica y sanitaria en el país caribeño, donde se sufre una preocupante falta de medicinas, alimentos y otros productos básicos. Esta histórica manifestación se produce en uno de los peores momentos de Cuba durante la pandemia, dado que en las últimas semanas ha registrando varios máximos de contagios de coronavirus diarios.

El Gobierno cubano reconoce que la situación es "muy compleja"

El propio Gobierno cubano ha reconocido que la situación es "muy compleja", si bien ha rechazado la campaña promovida por diversos artistas para establecer un corredor de ayuda humanitaria a la población de la isla. Ante esta propuesta, el mismo Díaz-Canel ha asegurado que "el bloqueo cruel, genocida y asfixiante es el mayor daño humanitario que sufre Cuba".

Tanto Díaz-Canel como el canciller cubano Bruno Rodríguez han descalificado el ofrecimiento de ayudas al margen de los canales oficiales, puesto que Cuba sí se ha abierto a recibir insumos y dinero a través de sus consulados. Pero la propuesta de establecer un corredor humanitario ha sido tachado de "oportunismo mediático" por Rodríguez: "Nadie queda ni quedará desamparado".

El Gobierno cubano sostiene que cualquier campaña fuera de los canales oficiales es un intento de descrédito, “para presentar la imagen de Cuba como un caos total" que, asegura, no se corresponde con la situación sanitaria real ni con sus indicadores de covid-19.

Eco en Madrid

Las protestas en Cuba están teniendo su eco en otros lugares del mundo, inclusive Madrid. En la céntrica Puerta del Sol de la capital española también están teniendo lugar manifestaciones en solidaridad con el pueblo cubano.