La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha calificado este miércoles de "vergüenza" la nueva ley tramitada por el Gobierno de Viktor Orban para prohibir charlas sobre homosexualidad en las escuelas en Hungría y ha avisado de que usará "todo el poder de la Comisión" para proteger los derechos fundamentales de los europeos en este país.

"Discrimina claramente a la gente en base a su orientación sexual y va en contra de todos los valores fundamentales de la Unión Europea. No vamos a ceder en estos principios", ha asegurado Von der Leyen en una rueda de prensa en Bruselas, al ser preguntada por si sopesa llevar el caso ante el Tribunal de Justicia de la UE.

Ya en la víspera, la vicepresidenta comunitaria responsable de Justicia, Vera Jourova, avanzó que los servicios del Ejecutivo comunitario estaban examinando el caso para hallar la "base legal adecuada" con la que armar un expediente sancionador contra Budapest, pero agregó que este trabajo llevaría tiempo.