La comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo (JURI) se ha posicionado a favor de la petición del Tribunal Supremo para levantar la inmunidad europarlamentaria al expresident de Cataluña Carles Puigdemont. En su informe, tal y como se hacía público hace unos días, proponían dar luz verde al suplicatorio. El resultado de la votación ha sido 15 a favor, ocho en contra y tres abstenciones.

En la sesión celebrada este martes a puerta cerrada, la comisión parlamentaria ha dado respuesta, además de a la petición sobre el expresident, a los casos de los otros dos eurodiputados y exconsellers de Junts per Catalunya (JxCat), Toni Comín y Clara Ponsatí, que se fugaron con Puigdemont a Bélgica para evitar el juicio del 'procés'.

Sin embargo, pese a que este es el primer paso relevante para que este proceso finalice, lo cierto es que aún queda camino para que se determine si, finalmente, los exdirigentes catalanes pierden su inmunidad como europarlamentarios.

La comisión parlamentaria ha tomado posición, y ha respaldado el informe para levantar la inmunidad. No obstante, el caso debe ser enviado al pleno del Parlamento Europeo para que sea el conjunto de la Cámara el que decida aceptar o rechazar la suspensión de dicho privilegio.

Los dos eurodiputados del PP en la Comisión, Esteban González Pons y Javier Zarzalejos, han votado a favor de levantar la inmunidad parlamentaria de Carles Puigdemont, según ha explicado el partido en un comunicado. Asimismo, los otros cinco eurodiputados del Grupo del Partido Popular Europeo (PPE) miembros de esta comisión también han votado a favor.

La votación en el Parlamento Europeo tendrá lugar, previsiblemente, en el pleno del 8 al 11 del mes de marzo

Aún no hay fechas fijadas para el próximo pleno, pero todo apunta a que la votación tenga lugar en el pleno del 8 al 11 del mes de marzo, en poco menos de dos semanas.

Así, el texto se enfrentará a su último trámite ante el pleno de la Eurocámara en su sesión plenaria, momento en el que se deberán pronunciar y votar los 705 eurodiputados.

¿Y si se suspende la inmunidad a Puidemongt?

Si el pleno finalmente confirma lo redactado por el eurodiputado conservador búlgaro Angel Dzhambazki, el ponente del informe, quedará suspendida la inmunidad del expresident de la Generalitat y de sus exconsellers. El documento, que adelantó la pasada semana 'ABC', recomendaba retirarles dicho privilegio.

Toni Comín, Clara Ponsatí y Carles Puigdemont. EFE

En ese momento, puede reactivarse el caso en el Tribunal belga, que deberá decidir si ejecuta o no la orden europea de detención y entrega para que Puigdemont sea extraditado a España.

El informe aboga por retirarles la inmunidad

En concreto, el documento indica que los hechos por los que Puigdemont, Comín y Ponsatí son procesados ocurrieron antes de que se convirtieran en eurodiputados y, por lo tanto, que no están vinculados a su ejercicio como miembros del Parlamento Europeo.

Estos son requisitos necesarios para que la Eurocámara deniegue una petición del levantamiento de inmunidad.

La normativa de los suplicatorios prevé que solo pueden ser rechazados si la comisión de Asuntos Jurídicos determina que el país de origen (en este caso, España) les está procesando por opiniones o votos emitidos como eurodiputados o si la finalidad real del juicio es socavar su actividad política o del Parlamento.

Si el suplicatorio prospera, los eurodiputados no perderán su condición, pero sí que dejan de tener su inmunidad parlamentaria para el caso por el que el juez del Supremo ha pedido el suplicatorio.

Si el suplicatorio prospera, los eurodiputados no perderán su condición, pero sí que dejan de tener su inmunidad parlamentaria para el caso por el que el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha pedido el suplicatorio.

En este punto, la justicia belga y la escocesa podrán continuar con la revisión de las euroórdenes españolas.

Estos suplicatorios tienen origen en el pasado año 2020, una decisión que tuvo lugar tres días después de que el expresidente de la Generalitat y el exconseller acudieran a la Eurocámara como eurodiputados.

Sin embargo, los suplicatorios fueron paralizados tras cuestionarse que en una comparecencia a través de Internet se pudiese asegurar la garantía del secreto de los procedimientos.