El drama de la inmigración irregular no sólo azota en España a través de sus fronteras terrestres de Ceuta y Melilla. También Italia, el otro gran país del Mediterráneo europeo, debe lidiar con sucesivas oleadas de personas en situación irregular que tratan de alcanzar sus costas, algunas muy cerca del norte de África como es el caso de Lampedusa, pequeño islote con 5.000 habitantes a poco más de 100 kilómetros de las costas de Túnez.

El pasado 3 de octubre, un barco con decenas de inmigrantes irregulares se hundió tratando de alcanzar la pequeña isla italiana. Cuando los buzos alcanzaron la barca ya hundida, grabaron estas durísimas imágenes donde se ve a los cuerpos de las personas (en su mayoría provenientes de Eritrea, Somalia y Ghana) junto a la embarcación. El diario 'La Repubblica' ha tenido acceso a parte de esta grabación sobre esta tragedia que segó la vida de 366 personas (41 menores), junto con 155 supervivientes. El silencio sepulcral preside los cadáveres, desperdigados entre la cubierta y los distintos departamentos del barco.

Se calcula que unas 600.000 personas esperan en las costas libias para entrar en Italia de forma irregular.