El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, ha confirmado este lunes que, a partir del 19 de julio, el uso de mascarilla no será legalmente requerido y las normas de distanciamiento físico se suprimirán en Inglaterra, en el marco del paso final de la 'hoja de ruta' para levantar las restricciones impuestas por la covid-19, a pesar del aumento de los contagios en Reino Unido, que han alcanzado su punto más alto desde el mes de enero

En rueda de prensa, Boris Johnson precisó que será el día 12 de julio cuando se oficialice la decisión, que llevará a que desaparezcan las "limitaciones legales" la semana siguiente, pudiendo reabrir los sectores aún clausurados de la economía, como algunos grandes eventos y el ocio nocturno. Johnson ha avanzado que el Ejecutivo anunciará más cambios relativos a las burbujas en los colegios, viajes y cuarentena "en los próximos días".

Además, el Ejecutivo británico pretende eliminar la norma que fija en seis las personas que pueden reunirse en domicilios privados y abolir las pautas sobre el teletrabajo, después de 16 meses de restricciones. También se prevé eliminar el límite de asistencia en bodas y funerales o el número máximo de personas que pueden sentarse juntas en bares y restaurantes, entre otros aspectos.

Los cambios anunciados este lunes se aplicarán únicamente en Inglaterra, ya que Escocia, Gales e Irlanda del Norte tienen sus propias competencias para dictar normas o suprimirlas.

"Pasaremos de las restricciones legales a las decisiones informadas" de los ciudadanos, señalando que "ha llegado el momento de convivir con la covid" al tratarse de una fase que, en principio, pretendía implementar en junio, pero se vio forzado a retrasar un mes por la expansión de la variante delta.

"No ha visto los datos. Esta describiendo lo que quiere que pase, no lo que puede decir que va a pasar", ha criticado Keir Starmer, líder del Partido Laborista. "Levantar todas las restricciones cuando los contagios están subiendo es imprudente", ha denunciado.