El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, se enfrenta desde este martes a su segundo 'impeachment' desde que llegó a la Casa Blanca en el año 2017. Se trata del único mandatario de la primera potencia mundial que recibe un juicio político en dos ocasiones.

El magnate regresa a la actualidad política despaués de que el pasado 20 de enero se celebrase la investidura de Joe Biden y de que el presidente saliente abandonase la que había sido su residencia durante cuatro años para trasladarse a Florida.

La Cámara de Representantes aprobó el pasado 13 de enero -cuando Trump aún estaba en el cargo- iniciar, de nuevo, un juicio político contra el neoyorkino.

La votación en la que se acusaba al republicano de "incitar a la insurrección" por su papel en el asalto al Capitolio que dejó cinco muertos, se saldó con 232 votos a favor y 197 en contra.

Era necesaria una mayoría simple, 217 apoyos, para sacar adelante el inicio del proceso para un juicio parlamentario. 

No solo los demócratas se postularon a favor del mismo, sino que se sumaron varios legisladores republicanos, entre los que destacan John Katko, Liz Cheney y Jamie Herrera.

Si lejos de las previsiones, el exmandatario es declarado culpable, puede acarrear otras consecuencias, como su inhabilitación para ocupar cargos públicos en el futuro.

Trump es el primer presidente de EEUU en ser sometido a dos juicios políticos, pero este segundo proceso se llevará a cabo cuando ya ha abandonado la Administración, por lo que el 'impeachment' será, previsiblemente, simbólico, puesto que no supondrá su destitución -para lo que está creado este juicio parlamentario-.

Eso sí, si lejos de las previsiones, el exmandatario es declarado culpable, puede acarrear otras consecuencias, como su inhabilitación para ocupar cargos públicos en el futuro. 

Pero, ¿qué es un 'impeachment'? ¿Para qué sirve? ¿Cuál es su proceso?

Asalto al Capitolio de Estados Unidos. EFE.

Qué es un 'impeachment'

En países con un modelo de gobierno presidencialista, como son Reino Unido, Estados Unidos, Brasil o Paraguay, entre otros, se puede imputar cargos contra un alto mandatario del Gobierno. 

En este caso concreto, en la Constitución estadounidense se establece que un presidente puede ser "destituido si es acusado de traición, soborno u otros crímenes o delitos graves". 

El concepto de 'impeachment' puede ser traducido como juicio político o parlamentario, y el castigo es la destitución del cargo sin posibilidad de apelación.

El concepto de 'impeachment' puede ser traducido como juicio político, y el castigo es la destitución del cargo sin posibilidad de apelación. En este caso, Trump ya no puede ser destituido.

Este proceso lo inicia la Cámara de los Representantes, puesto que durante una presidencia, el líder del país no puede ser procesado. Así, este juicio político es la única herramienta que se puede emplear para juzgar al presidente del país

El concepto de 'impeachment' puede ser traducido como juicio político o parlamentario, y el castigo es la destitución del cargo sin posibilidad de apelación. Es decir, no puede ser apelado ni siquiera a través de vía judicial. 

En este caso concreto, la destitución ya un resultado imposible, puesto que se inicia cuando ya ha terminado la gestión del republicano.

Cómo funciona el 'impeachment'

Este proceso para tratar de acabar con los abusos de poder por parte de miembros del Gobierno, comienza en la Cámara de los Representantes. Si la mitad más uno de los 435 parlamentarios los aprueba, se traslada al Senado. 

Es aquí donde realmente se realiza el juicio al alto cargo y se necesita el respaldo de dos tercios de la Cámara (es decir, 67 de 100) para que salga adelante.

Kamala Harris y Joe Biden. EFE

En este caso concreto, el Senado cuenta ahora con mitad de demócratas y mitad de republicanos, aunque la presidenta del mismo, la vicepresidenta de la Administración, Kamala Harris, es demócrata, por lo que la balanza se decanta por este lado.

Aún así, es casi inviable que se logren los apoyos de miembros del partido de Trump que se sumen a los partidarios de Biden. Por lo tanto, es casi imposible que el expresidente sea declarado culpable.

¿Y si se le declara culpable?

Si el juicio se hubiese producido aún con Trump en la Casa Blanca y hubiese sido declarado culpable, habría sido el vicepresidente entonces (Mike Pence) el que habría asumido el cargo hasta que terminase el mandato. 

No obstante, desde la Cámara de Representantes tienen dos opciones: o enviar al Senado su aprobación del inicio del proceso o esperar

Hace dos semanas, la Cámara de Representantes envió las acusaciones al Senado y se estableció que la segunda semana de febrero se iniciaría el juicio político.

Podría ser inhabilitado

Aquí es donde estaría en juego la inhabilitación, pero para ella es necesaria la primera aprobación con el apoyo de dos tercios de la Cámara de las acusaciones de Trump, lo que parece improbable.

En el caso de que Trump fuese declarado culpable, solo se necesitaría una mayoría simple, 50 más uno, para inhabilitar al magante con vistas al futuro. 

En el supuesto de que finalmente fuese declarado culpable, para lo que los demócratas necesitan más de una decena de votos republicanos, se decidiría si es inhabilitado para poder desempeñar un cargo público en el futuro.

En ese caso, solo se necesitaría una mayoría simple, 50 más uno, para inhabilitar al magante con vistas a los próximos años.