La Policía de Grecia ha usado este miércoles gases lacrimógenos, granadas aturdidoras y cañones de agua para dispersar a unas 3.500 personas que se manifestaban en la capital, Atenas, contra la vacunación obligatoria contra la covid.

Además, al menos cinco personas han sido detenidas tras los enfrentamientos entre la Policía y los manifestantes, que han tenido lugar en la Plaza Sintagma, según ha recogido el diario local 'Kathimerini'.

De acuerdo con la Policía, los choques han comenzado cuando los agentes han pedido a los manifestantes que abandonaran la avenida Vasilissis Amalias, ya que estaban obstruyendo el tráfico. Cuando los asistentes a la marcha han comenzado a lanzar botellas y otros objetos a los agentes, estos han respondido con gases lacrimógenos y el resto de herramientas de dispersión.

Algunos manifestantes vestían atuendos religiosos y otros portaban banderas griegas. En la movilización se han repartido folletos de partidos de extrema derecha.

En contra del Gobierno

Algunas ciudades griegas, como Atenas o Tesalónica, han registrado en los últimos días movilizaciones en rechazo a la vacuna contra la covid-19 y las nuevas normas del Gobierno para alentar la inoculación contra la enfermedad.

El Gobierno heleno ha anunciado que sólo se permitirá a las personas vacunadas estar en el interior de restaurantes y entrar en instituciones culturales. Asimismo, ha hecho obligatoria la vacunación al personal sanitario y las Fuerzas Armadas del país.

Hasta el momento, las autoridades sanitarias griegas han notificado más de 463.000 nuevos contagios de covid-19, incluidas cerca de 13.000 víctimas mortales a causa de la enfermedad.