Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) llegaron hoy a un acuerdo político para preparar nuevas sanciones contra Rusia tras la condena del opositor ruso Alexei Navalny, dijeron a EFE fuentes europeas.

"Hay un principio de acuerdo", afirmaron las fuentes, que añadieron que se aplicarán, por primera vez, en base al nuevo régimen de sanciones contra las violaciones de derechos humanos que la UE aprobó en diciembre, similar a la Ley Magnitsky de Estados Unidos.

La intención es que tras el acuerdo político alcanzado hoy, las sanciones se puedan aprobar en el mes de marzo, explicaron otras fuentes. Las medidas restrictivas consistirán en prohibir la entrada a territorio comunitario a las persona sancionadas y la congelación de los activos y los bienes que tengan en la UE.

"Confrontación con la UE"

El acuerdo llega después del viaje a Moscú del alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, tras el cual el ex ministro español ya abrió la puerta a aplicar sanciones contra Rusia, al considerar que el Kremlin se está alejando de los valores europeos de respeto a los derechos humanos, al negarse a liberar a Navalni.

"Está claro que Rusia está en una confrontación con la UE y en el caso del señor Navalni hay un rechazo a respetar sus compromisos, incluyendo el rechazo a tener en cuenta la decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos", dijo hoy Borrell a su llegada al consejo de Exteriores, en relación a la sentencia de Estrasburgo que la semana pasada pidió la liberación del opositor ruso.

El ministro de Exteriores de Rumanía, Bogdan Aurescu, señaló hoy que el viaje de Borrell supuso "un punto de inflexión". La ministra de Exteriores española, Arancha González Laya, dijo hoy que "la UE no puede permanecer impasible" y ya avanzó que los Veintisiete iban a reaccionar con "unidad".

Mensaje que también envió el jefe de la diplomacia de Alemania, Heiko Maas, quien llegó con el objetivo de "dar la orden para preparar la lista de sanciones contra personas individuales" de Rusia. Ambos, no obstante, apostaron por seguir manteniendo contactos con Rusia, a pesar de empezar a preparar las nuevas sanciones.

"Somos vecinos y nos unen intereses comunes como el cambio climático o el acuerdo con Irán". Actualmente, la UE ya mantiene sanciones contra Rusia por la anexión de Crimea y la guerra en el Este de Ucrania y por el envenenamiento de Navalni con el agente químico novichok.