El Ministerio alemán de Finanzas estima que el déficit público del conjunto del Estado alcanzará este año el equivalente al 9 % del producto interior bruto (PIB), según la última edición del semanario "Der Spiegel".

El cálculo de Finanzas forma parte del informe que Berlín debe enviar esta primavera a la Comisión Europea (CE) y que el Consejo de Ministros tiene previsto aprobar el próximo miércoles.

Esta tasa de déficit del conjunto del Estado -Gobierno federal, los 'Länder', los municipios y la caja de la Seguridad Social- dobla la registrada el año pasado, según el semanario, que apunta que se debe en gran medida a las ayudas anticrisis para empresas, autónomos, empleados y familias.

La previsión del Ministerio de Finanzas para el año que viene es que el déficit vuela a caer, hasta el 3 % del PIB, con lo que Alemania volvería a cumplir con los criterios de Maastricht. En 2023 descendería hasta el 1,5 % y en 2024 se limitaría al 0,5 %, acercándose al mandato constitucional de la estabilidad presupuestaria.

Actualización del presupuesto federal

La deuda pública, que cerró el año pasado en el 70,0 % del PIB tras repuntar más de 10 puntos porcentuales, se elevará hasta el 74,5 % en el presente ejercicio, pero para 2025 debería reducirse de nuevo hasta el 69 %, según los planes del Ejecutivo alemán enviados a Bruselas.

El Consejo de ministros aprobó recientemente una actualización del presupuesto federal este año que contemplaba un incremento del déficit del 33 %.

Esta revisión preveía 60.400 millones más de déficit de lo aprobado en diciembre, por la prolongación de las ayudas a empresas y autónomos. De esta forma el nuevo endeudamiento del Gobierno federal alcanzará en 2021 los 240.200 millones.

Se trata de un cifra récord en la historia alemana tras la II Guerra Mundial, tan sólo comparable a los 217.800 millones del año pasado.

El Bundestag (cámara baja) ha tenido que suspender de forma excepcional el "freno de la deuda" constitucional para 2020 y 2021, haciendo uso de la cláusula de emergencia.