El G7, el grupo de las economías más desarrolladas del mundo, anunció este domingo un acuerdo para donar más de mil millones de dosis de vacunas contra la covid-19 a los países en desarrollo.

"Me complace anunciar el compromiso (del G7) de mil millones de dosis de vacunas, bien directamente o a través de financiación de (el programa internacional) COVAX", dijo el primer ministro británico, Boris Johnson, anfitrión de la cumbre celebrada en Cornualles (suroeste de Inglaterra), dijo en la rueda de prensa de clausura de la cumbre.

En el comunicado final de la cumbre, suscrito por los líderes de Reino Unido, Francia, Italia, Alemania, Japón, Canadá y Estados Unidos, se concreta que el compromiso de donaciones directas alcanza las 870 millones de dosis, la mitad de las cuales se quieren destinar antes del final de este año a través del programa COVAX.

En su intervención, Johnson dijo que cien millones de esas dosis saldrán del Reino Unido. La declaración conjunta explica que los compromisos adquiridos por los siete países desde el comienzo de la pandemia, ya sea vía contribuciones financieras o donaciones directas, elevan el total de la cooperación a 2.000 millones de dosis.

Los expertos calculan que serán necesarias 11.000 millones de dosis como mínimo para derrotar a la pandemia a nivel global.

Preguntado sobre la suspensión de las patentes de vacunas -una media preconizada por más de cien países en todo el mundo, incluido Estados Unidos-, Johnson dijo que "lo verdaderamente importante es elevar la capacidad de manufactura en todo el mundo, especialmente en África".

"El camino a seguir es vender las vacunas a precio de coste, defendemos el modelo de Oxford/AstraZeneca", dijo Johnson, quien insistió en la necesidad de acelerar la transferencia de conocimiento y de tecnología manufacturera hacia los países en desarrollo. E