El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha anunciado las nuevas fases de la desescalada para levantar restricciones por la pandemia, en virtud de las cuales los comercios no esenciales y las terrazas de la hostelería podrán reabrir el 19 de mayo y se levantará el toque de queda casi mes y medio después, el 30 de junio.

Macron ha puesto fechas este jueves para un plan de cuatro etapas que arrancará el 3 de mayo, como ya se sabía, con el fin de los cierres perimetrales entre regiones y la reanudación de las clases presenciales en universidades e institutos. La segunda llegará el día 19 e incluirá, además del alivio del cierre comercial y de hostelería, la reapertura de museos, cines y teatros.

Ese mismo día, el toque de queda se relajará en dos horas, de tal forma que no comenzará a las 19.00 horas sino a las 21.00, según ha explicado el inquilino del Elíseo en una entrevista con la prensa regional de la que se han hecho eco también otros medios nacionales, incluida la televisión pública.

El 9 de junio, las restricciones a la movilidad nocturna se retrasarán otras dos horas más --hasta las 23.00-- y las cafeterías y restaurantes podrán comenzar a recibir clientes en su interior, al igual que los centros deportivos. También para esa fecha está previsto que se revise la normativa referente al teletrabajo, de tal forma que ya no sea necesario estar cuatro días por semana en casa.

Permiso sanitario

La última etapa arrancará el 30 de junio, cuando se levantará por completo el toque de queda. Los actos culturales y deportivos se reanudarán sin límite de aforo, aunque el Gobierno no descarta que se exija entonces algún tipo de permiso sanitario -Macron no ha aclarado si será obligatorio haber sido vacunado-.

Francia acumula más de 5,5 millones de casos de coronavirus y el miércoles confirmó más de 32.000 nuevos positivos en 24 horas. La cifra de fallecidos por COVID-19 se acerca a los 104.000.