La Dirección General de la Competencia, el Consumo y la Lucha contra el Fraude de Francia (DGCCRF, por sus siglas en inglés) ha multado con 1,1 millones de euros a Google por haber usado una clasificación de hoteles "engañosa" en sus servicios y su motor de búsqueda, según ha informado este lunes en un comunicado.

El regulador inició la investigación en 2019 a raíz de las quejas de los dueños de los alojamientos turísticos, que aseguraban que sus clasificaciones en Google eran "engañosas".

De acuerdo con las pesquisas del organismo, Google decidió reemplazar la clasificación que utiliza Atout France, el único organismo público que elabora clasificaciones de alojamientos hoteleros. La usada por Google usaba la misma categoría de medición (estrellas) y en una misma escala (del 1 al 5).

Práctica "dañina para los consumidores"

"Esta práctica fue particularmente dañina para los consumidores, engañados sobre el nivel de las prestaciones que podían esperar al reservar un alojamiento. También resultó perjudicial para los hosteleros, cuyos establecimientos estaban presentes de forma errónea con clasificaciones más bajas que la oficial de Atout France", ha indicado DGCCRF.

La filial de Google en Francia y su matriz europea, radicada en Irlanda, han aceptado el pago de la sanción y decidieron corregir su forma de clasificar los hoteles, de forma que ahora sí emplean la lista emitida por Atout France.